viernes, 17 de marzo de 2017

Crítica Kong: La Isla Calavera de Jordan Vogt-Roberts





El Kaiju Eiga está de vuelta. Este género que tanto popularizó Japón en las décadas de los 50, 60 y 70 vuelve a estar presente en las pantallas de cine de todo el mundo. El cine blockbuster debe encontrar dignos adversarios que luchen en taquilla contra las titanicas producciones superheroícas. Y estos monstruos gigantes bien pueden lograr darles la réplica.

En 2013, Guillermo del Toro (Blade II, La Cumbre Escarlata) comenzó a allanar el terreno con Pacific Rim (que actualmente está produciendo su secuela), donde asistíamos a las colosales batallas entre robots gigantes y monstruosidades alienígenas. Al año siguiente, Gareth Edwards (quien aún se recupera del éxito de Rogue One: Una Historia de Star Wars) nos traía la nueva versión americana de Godzilla (que tiene MUCHO que ver con Kong) y el año pasado los japoneses decidieron no quedarse atrás con una actualización del clásico de Ishiro Honda (y próximamente tendremos otra película nipona del monstruo, esta vez, en formato animado digital).

Y ahora es el turno de que el otro Rey de los Monstruos vuelva a irrumpir en la gran pantalla. Y lo hace con la contundente Kong: La Isla Calavera.




Hablar de King Kong es hablar de la historia del cine. El simio gigante vio la luz en 1933 y calando en el imaginario colectivo hasta nuestros días. Muy pocos serán los que no se sepan la historia. Quienes no logren evocar las imágenes de Kong y Fay Wray tanto en el selvático hogar del simio como en su desafortunado final en la cima del Empire State Building. King Kong era una película Kaiju sin ser consciente de ello. Porque por aquel entonces no teníamos tantas etiquetas como ahora para catalogar las películas.

La historia de Merian C. Cooper se ha estado revisitando a lo largo de las décadas, siendo el último remake que se hizo el de Peter Jackson (Braindead, El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo) en 2005. Pero Kong: La Isla Calavera NO es un remake. El relanzamiento cinematográfico de este particular simio y su salvaje reino se alejan de lo que ya todos conocemos de sobra para mostrarnos un nuevo enfoque y reimaginación en este palomitero espectáculo digno del disfrute en la gran pantalla.




El marco histórico escogido no es otro que 1973. Con las tropas americanas abandonando Vietnam. Pero una unidad es contratada por un grupo de investigadores que quieren escolta para una visita a la Isla Calavera. Un inexplorado lugar en el que les aguardan mil y un peligros... Por no hablar de la titanica presencia del regente de la Isla: Kong. Al que es mejor no tener como enemigo...

La película tiene una inmejorable puesta en escena a la hora de retratar esa época. Y no es nada complicado notar los homenajes e inspiración de los clásicos bélicos que son Apocalypse Now y La Chaqueta Metálica. Todo un acierto a la hora de añadir todo ese componente bélico a este nuevo tratamiento. 

La fotografía de Larry Fong (Batman V Superman, 300) logra hacer aún más impactantes y espectaculares no pocas escenas del film (el listón lo deja MUY alto la primera visión de Kong ante los helicópteros y el sol dándole la espalda). Aspectos y detalles a destacar teniendo en cuenta que no dejamos de hablar de una película de monstruos gigantes.




El tema más criticable de Kong: La Isla Calavera. Junto a un guión bastante flojo es sin duda los personajes minimamente caracterizados. Resulta bastante sangrante al tener en cuenta de que la película cuenta con un repartazo. Pero como ya he dicho, los personajes están escritos lo justo y necesario de cara una película de estas características. Por supuesto, los que más brillan son los de Samuel L. Jackson (Los Vengadores, Los Odiosos Ocho) y el de John C. Reilly (personaje que creía que solo sería el alivio cómico, que también lo es, pero que acaba siendo el más completo y enternecedor del grupo y, sin duda, el mejor). John Goodman (Red State, Calle Cloverfield 10) pierde fuelle al poco de llegar a la isla. El dúo conformado por Tom Hiddleston (High-Rise, Thor) y la oscarizada Brie Larson (próximamente la veremos en el UCM siendo la Capitana Marvel) no tiene la química esperada ni merecen ser considerados los protagonistas del film. Y el resto del equipo pasan de lo simple a lo anecdótico. Aunque la innata capacidad actoral de la mayor parte del cast logran que no desechemos tan fácilmente a estos personajes como en cualquier otra producción de estas características.




Esto no deja de restarle importancia a la película. Cuyo máximo exponente es la isla y el simio gigante. Que muestran y lucen a mansalva. Si en el Godzilla de Edwards no fueron pocos los que criticaron el exceso de protagonismo de los personajes humanos en vez de las criaturas, ahora que en La Isla Calavera ocurre más lo contrario parece que prosiguen las quejas... 

La película desborda espíritu Pulp por los cuatro costados. El King Kong de Jackson ya lo demostró en su primera parte del film. Justo la dedicada a la exploración de la Isla Calavera. Y esto es tónica en Kong: La Isla Calavera. Si el espectador busca una adrenalítica aventura en una Isla repleta de monstruos e imposibles criaturas no dejará de disfrutar del espectáculo continuo.

Esto no quita que la película no pueda transmitir unos fuertes mensajes antibelicistas y ecologistas a pesar de ser una Monster Movie. Dotando de profundidez al film pero sin permitir que esto perjudique al espectáculo que debe de ser. Que, por cierto, se guarda otro as en la manga. Porque además de ser una nueva versión de King Kong, resulta pertenecer al Universo Cinematográfico que se presentó en el Godzilla de Gareth Edwards. Logrando que Kong: La Isla Calavera sea también una precuela que presente el origen de Monarch y siga explorando este mundo repleto de criaturas diluvianas. Todo esto sin perder en ningún momento su entidad propia como reinvención de King Kong.




Y ya hablando de la criatura en cuestión. Decir que es tan imponente y espectacular como debe ser (ESE primer encuentro ya justifica el gasto de la entrada). Que nos libramos del imposible romance (aunque se hayan dejado un par de guiños) y que se enfatiza más en la figura de Kong como el defensor de la isla contra las bestias más peligrosas que puedan acechar en ella. Además se le añade un componente dramático que bien podría haberse explorado más. Pero que tal como está mostrada cumple y hace funcionar al conjunto. Todo esto solo hace que el personaje sea más atractivo y que merezca la pena estar atento a su próxima aparición.

El resto de la fauna de la Isla es igual de increíble y MUY imaginativa (sobre todo cierta araña que provoca una de las escenas más inquietantes del conjunto). Por no hablar de los Skull Crawlers (en VO), que se presentan como una amenaza digna de enfrentarse al Rey. Y la propia Isla se guarda más de un secreto y acaba teniendo tanta entidad propia que bien puede considerarse un personaje mas.




Jordan Vogt-Roberts, quien tiene como experiencia previa unos cuantos capítulos de series y alguna que otra película indie, afronta la mar de bien esta super producción. Saca lo mejor del escueto guión que le han echado a la cara con un fuerte y característico componente estético y visual, homenajeando y haciendo guiños a un sin fin de películas (no solo las de Kong) y pasándoselo pipa con los monstruos y espectaculares escenas de acción que pueblan la película. 

El soundtrack de la película, que cuenta con temas de The Chambers Brothers, Black Sabbath, Creedence Clearwater Revival... son la guinda del pastel en cuanto a la culminación de la puesta en escena setentera. Sin menospreciar el estupendo trabajo de Henry Jackman (Kingsman, Capitán América: Soldado de Invierno) en la BSO.

Kong: La Isla Calavera es un espectáculo palomitero de primera (absténganse los que busquen algo más que una Monster Movie) con una fuerte y característica puesta en escena que ofrece un agradecido lavado de cara a todo un clásico del cine. Y que se enmarca en un nuevo y prometedor Universo Cinematográfico (no os perdáis la escena post créditos) al que merecerá la pena seguir la pista. 




Lo Mejor: Monstruoso espectáculo la mar de disfrutable que reinventa un clásico del cine. Su puesta en escena y fotografía.

Lo Peor: El excelente cast invitaba a hacer personajes más memorables. La gente que espera más que una Monster Movie. Tener que esperar hasta el 2020 para asistir a su enfrentamiento contra Godzilla.




7 comentarios:

Pinta muy muy bien esta película, me la apunto :) Genial entrada, como siempre ^^

En que momento de la historia del cine pasasteis de ser críticos de cine a comparsas publicitarias de tamaños bodrios? Así vamos muy bien...

Alfredo, no nos consideramos (al menos yo) crítico. Solo un espectador más al que el gusta dar su opinión del cine que ve. Si lo disfruto está claro que mi opinión será aún más positiva. Pero ten claro que dejaré constancia de lo que note que más falla (como he hecho en esta crítica).

Es una pena que no te haya gustado la película. Pero no entiendo por qué haces tal acusación teniendo en cuenta de que solo damos nuestra más sincera opinión sin haber sido motivados por terceras (en serio, no nos invitan a prestrenos ni nada. Si queremos ir al cine lo pagamos de nuestro propio bolsillo).

No entiendo ese comentario tan gratuito. Aquí no somos críticos, ni nos pagan por nada, sólo disfrutamos del cine/libros/tv y decimos lo que nos gusta y lo que no. Son opiniones de consumidores, tan respetables como la tuya, sin más.

Querido Alfredo,
estamos en el mismo derecho de hacer comparsa de las pelis que nos gustan, como tu de tirar por la borda con tu estupidez una opinión de una persona, que no crítico de cine. Ains, maldita libertad de expresión...

Muy buena crítica y estoy de acuerdo al 100% Una película que se disfruta de principio a fin porque nos da lo que queremos.
Y en cuanto a Alfredo....Haters venid a mí.
Si no te gusta la crítica u opinión no opines tan gratuitamente porque lo único que hay de bodrio aquí es tu comentario

Me alegra saber que te gustó tanto la película como mi crítica. También hago lo mismo con Rain y Tamara. Y claro que se puede opinar de la película (que no a todos nos va a gustar), pero me ha ofendido sobremanera que se nos acuse de vendidos cuando este blog nace del cariño y la ilusión de unos pocos ante las cosas que nos gusta leer, ver y comentar para el intercambio de ideas con el resto fans. Todo lo que hacemos es totalmente desinteresado y sin retribución de nadie. Pero comprendo que es más fácil atacar con este argumento (aunque que se hagan tales acusaciones a un blog tan modesto como este no es para tomárselo a broma).

Publicar un comentario en la entrada