viernes, 29 de septiembre de 2017

Crítica IT (2017) de Andrés Muschietti






En la gran extensa bibliografía de Stephen King cada uno puede encontrar una obra favorita. Pero a la hora de decidir cuál es la mejor escrita por el Maestro del Suspense de Maine suele haber dos candidatas. Por un lado está la saga de La Torre Oscura, donde King logró narrar su historia de fantasía (oscura) épica que además consolidaba su Universo Literario. Y por otro está IT, una extensa novela de terror más "clásica" pero que, gracias al mostrar la niñez y madurez de sus protagonistas y el acierto a la hora de crear todo lo concerniente al mal al que deben enfrentarse, ha logrado calar bien en la memoria de muchos lectores.




Cuatro años después de la fecha de publicación, en 1990, la novela de IT se adaptó en formato miniserie para televisión. Y aunque se vio bastante limitada por temas presupuestarios y la censura televisiva de la época. Se convirtió en un clásico instantáneo gracias al actor Tim Curry (The Rocky Horror Picture Show, Scary Movie 2) como Pennywise. Pasando a ser un icono del terror y el motivo por el que muchos niños de la época (y generaciones posteriores) pasaron a tener fobia a los payasos (coulrofobia).


Mucho tiempo ha pasado. La novela ha seguido ganándose más lectores y la miniserie ha quedado en el recuerdo de muchos. Pues vista hoy en día y quitándose las "gafas de la nostalgia" acaba resultando bastante decepcionante, e incluso la interpretación de Curry, exceptuando los momentos más serios, se siente demasiado desfasada. Era comprensible que se intentase una nueva adaptación. Pero si ya partimos del recelo inicial del público por este movimiento, hay que añadirle que estamos hablando de una adaptación de una obra de Stephen King, que no suelen pasar del aprobado (de hecho, nos llega poco después de enfrentarnos a la película de La Torre Oscura) y que la anterior versión goza de ese aura nostálgica que ya pone a muchos en pie de guerra ante esta nueva versión. Por otra parte también se debe aclarar que ya son unos cuantos años tratando de sacar adelante este proyecto que en un inicio hasta tenía como director a Vicenzo Natali (Cube, Splice) para pasar a tener a Carey Fukunaga (True Detective-Season 1) implicado hasta que decidió abandonar debido a discrepancias con el estudio por su particular visión de la historia original de King. Con lo que se contó con otra revisión del guión y finalmente fue Andrés Muschietti el encargado de ponerse tras las cámaras. Pero por suerte todo esto no ha hecho que la película que se estrenó el pasado 8 de septiembre se convierta en otra decepción. IT resulta ser una buena película de terror y sale bastante airosa como adaptación del clásico de King.

Como curiosidad, antes de meternos de lleno en la crítica, comentar que esta película nos llega justamente 27 años después del estreno de la miniserie noventera. La misma cantidad de años que espera dormida la criatura entre matanza y matanza. Porque sí, IT ha regresado para volver a alimentarse de nuestro miedo...




"Derry podría pasar como el típico pueblecito americano de no ser porque algo afecta negativamente el lugar. Algo que parece estar detrás de los trágicos sucesos que se suceden cada cierto tiempo y oscurecen la historia de Derry. Y será un grupo de jóvenes amigos los que se verán las caras contra Eso para impedir que este mal se siga alimentando del miedo y la carne de los más jóvenes habitantes del pueblo".

Si sois seguidores habituales de mis críticas, seguro que no os pilla de improviso mis comentarios sobre el cine de terror actual y en especial el de una práctica que parece que se está extendiendo demasiado. Y esa es la de hacer un prólogo impactante y memorable para después restregarnos en la cara otra insulsa cinta de terror. Por suerte, esta IT no se ve del todo afectada por esta práctica. El prólogo de la película es de lo mejor (si no lo mejor) del film. Pero por encima de todo es una declaración de intenciones que, además, tiene que enfrentarse al volver a mostrarnos una escena ya bien conocida por prácticamente todos: el encuentro del pequeño Georgie con Pennywise. Aún sabiendo lo qué depara a los personajes, el cómo lo muestra hace que lo sintamos como algo nuevo. Y de una u otra manera acaba sorprendiendo al espectador. Desde luego, una memorable forma de empezar la película que logra mantener el nivel mostrado en el potente prólogo.




En plena fiebre de revival ochentero, estaba claro que no se iba a perder la ocasión de ambientar esta nueva adaptación de la novela en esa década (la parte de los niños se ambienta en los cincuenta). Un cambio que no es nada difícil de aceptar (pensándolo fríamente, está claro que es la mejor decisión) y que además se aprovecha bastante bien (si hasta tienen a un joven actor de Stranger Things en el Club de los Perdedores). La puesta en escena es de matrícula y Derry se siente ese lugar aparentemente normal que muestra esa aura siniestra cuanto más caminas pos sus calles (y conoces a sus habitantes, algunos mucho más inquietantes que Pennywise). Y la fotografía de Chung-hoon Chung (habitual colaborador en el cine de Chan-wook Park) es la guinda de este apartado. Logrando que, a pesar de tener una escena bastante iluminada, se mantenga ese malsano filtro de siniestra incomodidad que agradece el relato.

En el terreno argumental, siempre es necesario recalcar que IT es una novela de más de mil páginas. Motivo por el cuál es bastante complicada de adaptar en formato largometraje. Si hasta la miniserie con su notable duración se quedaba a más de medio camino a la hora de adaptar la historia del Maestro del Suspense. Esta película también deja bastantes cosas en el tintero aún habiendo hecho el sabio movimiento (no solo para obtener más beneficios) de dividir la adaptación en dos entregas. Estando la primera de ellas dedicada exclusivamente a la historia de los jóvenes Perdedores. Algo muy de agradecer. Pues si bien la miniserie noventera mantuvo lo de alternar partes del pasado y presente de los Perdedores, esto solo logró afectar al conjunto. Lo que no ocurre en esta ocasión, por mucho que se hayan dejado o readaptado, esta versión logra ser más redonda y completa a pesar de su sencillez argumental. Porque mucho se ha hablado de los guiones de Carey Fukunaga, que se adentraban en un terror más experimental e inusual que incluso lograba hacer que la presencia de Pennywise fuese anecdótica. Algo curioso de ver pero que era todo un riesgo. Pero es de agradecer que varias escenas y elementos de esos guiones se hayan recuperado para el libreto final que firman Chase Palmer y Gary Dauberman. Un guión que, como acabo de comentar, es simple pero efectivo. Y que, lo más importante, capta la esencia de la obra original y logra plasmarla muy bien en la película.




Si bien Andrés Muschietti dividió al público con su debut cinematográfico (la conversión a largometraje de su corto Mamá). Puede que logre que los descontentos se reconcilien con él gracias a su trabajo con esta película. Puede que no termine de sorprender del todo (espero que eso cambie con IT-Parte 2), pero logra llevar bastante bien las riendas de este proyecto que, desde luego, le abrirá muchas puertas.

Aunque logra sobresalir por méritos propios, es triste admitir que IT sigue siendo una película de terror comercial (se ha desembolsado una gran suma de dinero entre la realización del film y su gran campaña publicitaria que se debe de amortizar). Y, por tanto, está atada a una serie de males que pueblan estas producciones y que logran afear la notable producción. Destaca sobre todo un malsano e innecesario uso de los golpes de sonido que solo sirven para que las peores audiencias logren mantener su vista en la pantalla cada pocos minutos. Aunque esto no logra ser del todo la tónica general de la película, que cuando quiere sí que logra darnos el verdadero terror (y no el susto fácil). Logrando que sea una de las mejores películas de terror comercial de los últimos años.




Hablando de la parte actoral, tenemos al archiconocido Club de los Perdedores. El grupo de jóvenes marginados de Derry que se encuentran y conforman unos fuertes lazos de amistad que serán su verdadera arma en la lucha contra la maléfica criatura que los está acechando. Y sí, logran ganarse el cariño del espectador (no voy a entrar al trapo si más o menos que el grupo de Stranger Things). Aunque algunos están menos tratados (falta de tiempo), se ha logrado perfilar bastante bien a los personajes y enfatizan bastante con el espectador (puede que a más de uno se le atragante el jocoso Richie o el maníatico Eddie). Pero está claro que la que destaca es la joven Sophia Lillis como Beverly Marsh (menudo futuro le espera a esta actriz). Quien resulta ser el verdadero alma del grupo y logra enamorarnos hasta los que estamos frente a la pantalla.

Pero si de alguien hay que hablar en este película, ese es Bill Skarsgard. Actor que últimamente se ha prodigado bastante y que se la ha jugado demasiado con este papel. La sombra de Tim Curry era demasiado alargada, pero Bill no se ha dejado intimidar por ello (ni por las duras críticas cuando se dio a conocer el aspecto de este Pennywise a pesar de que es más fiel a la novela que la versión de Curry). Es así como Skarsgard logra que nos olvidemos del anterior Pennywise quien, por muchas infancias que haya traumatizado, no es complicado ver que queda en bragas ante la titanica interpretación de Bill. Ya solo su presencia transmite todo ese perturbador carrusel de emociones que debe transmitir el personaje. Pero mediante sus expresiones faciales, gesticulaciones y diálogos, Bill termina de dar forma a este inquietante ser que pasa de la inquietante mofa a lo más aterrador en cero coma. Hasta el mismísimo padre de la criatura (Stephen King) se ha quitado el sombrero ante el Pennywise de Skarsgard.




La caracterización de Pennywise es exquisita. Todo en él da la sensación de que nos encontramos con algo antiguo y siniestro. Bebe bastante del J-Horror. De esos espectros que vemos en Ju-On o Ringu y que queda bien claro que Muschietti adora. Pues ya en su primera película, Mamá, la criatura parecía una prima lejana de Kayako. Y, aunque no se abusa del todo del CGI, hay unos cuantos momentos en los que se utilizan para "apoyar" algunas escenas de Pennywise que acaban resultando contraproducentes. Bill logra que Pennywise ya inquiete con un simple movimiento, no hace falta que además lo "embadurnes" de efectos digitales (que está claro que en algunos momentos más "deformes" son necesarios y muy agradecidos. Amén de ser todo un homenaje a Junji Ito y hasta a Beetlejuice).

Si algo tiene de genial IT para los amantes del terror es precisamente que la criatura tiene la habilidad de usar o tomar la forma de los miedos de los personajes. Por lo que ofrece un sinfín de posibilidades (tal y como se deja bien claro a lo largo de la novela original). Y, a pesar de los actuales medios a su alcance, la película se queda a medio gas en este apartado. Sí que tiene unas cuantas escenas de los más aterradoras gracias a esto (yo me quedo, sin duda, con el chico de Pascua en la biblioteca). Pero acaban amparándose mucho en algunas (como la de la Mujer del Cuadro, que resulta ser un miedo personal del propio director) e incluso desaprovecha la oportunidad de realizar el monstruoso carrusel de cameos que King imprimió en la novela original (en la película solo tenemos un guiño a La Momia). Es cierto que puede que los Monstruos de la Universal ya hayan quedado algo obsoletos para las nuevas audiencias (no olvidemos que la novela y miniserie ambientaban la infancia de los Perdedores en los cincuenta, por lo que el Drácula de Lugosi o el Hombre Lobo de Chaney estaban bastante recientes en sus memorias. Pero aún así la actual Universal está tratando de sacar un Universo Cinematográfico sobre ellos). Pero bien podrían habar aprovechado la década de los ochenta para hacer otra clase de cameos (sobre todo dejaron uno a huevo con otro conocido acechador de niños de la calle Elm). Espero que lo mostrado en esta película sea solo un pequeño anticipo de lo que mostrarán en la continuación.





IT ha logrado superar las expectativas. No quedándose del todo en la ponzoña del terror comercial, logrando no ser otra cuestionable adaptación de una obra de Stephen King y no viéndose afectada por su anterior adaptación. Desde luego dejan con muchas ganas de ver la continuación de esta batalla contra el Miedo. Pero hay gran temor porque esta parte no consiga justificar lo logrado con esta película (que bien podría funcionar como film independiente). Muschietti y todos los implicados tienen una gran responsabilidad con esta continuación. Pero hay que confiar. De momento, han logrado que volvamos a flotar.



Lo Mejor: El prólogo. El Pennywise de Bill Skarsgard.

Lo Peor: Los golpes de sonido. Algún momento de CGI y el no aprovechar el terrorífico poder de IT.




5 comentarios:

La verdad es que me ha encantado esta nueva versión. Es más fiel al libro, y aunque se deje cosas en el tintero, cumplió con creces mis expectativas.
Estoy de acuerdo en que a veces abusan mucho de CGI (sobretodo en los ojos), pero ya es común que se haga en films de terror.
La mujer del cuadro me recordó y mucho a Mamá, no sabía que era un reflejo del miedo del director, curioso dato ;)
Y lo de los monstruos, también me hubiera gustado que la adaptasen a la época, pero puede que en la secuela añadan alguna de estas cosas y nos den la sorpresa :)
Genial y exhaustiva crítica, Ruben ^^

PD. Completamente de acuerdo respeto al nuevo Pennywise, más fiel a la novela, y Bill está a la altura y logra dar un aspecto de lo más perturbador a Eso.

Uff, de acuerdo con el nuevo Pennywisse, que me gusta con disfraz y sin él xD

Rain, para nada me quejo del uso del CGI en los ojos. Cosa que es un puntazo sacado directamente de la novela. Me refiero más bien (CUIDADO. POSIBLES SPOILEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEERS) a añadidos "dinámicos" en escenas como la de Richie en la sala de los Payasos. Cuando Pennywise se le acerca, la escena se altera con CGI recargándola y dejándola tan solo en un simple susto de "tren de la bruja". Que sirva como ejemplo una escena posterior: cuando Pennywise se acerca a Eddie tras salir de la nevera (claramente ahí ES necesario el CGI) y solo necesita sus movimientos naturales para incomodar.

No, si no digo que te molestase a ti, Rubén, es a mí xD vi algo recargado, un poco menos me hubiera gustado más ;)
Y en ese spoiler te doy la razón.

Tamara, completamente de acuerdo contigo xDDD

Publicar un comentario