lunes, 1 de enero de 2018

La Sala Común: DARK, T.1







Netflix, en su plan de expansión mundial, lleva ya unos añitos produciendo series originales en el resto de países donde opera. Por ejemplo, en nuestro país el gigante del VOD creó Las Chicas del Cable. En el caso que nos ocupa, esta serie proviene de lares alemanes y, para un servidor, presenta una premisa y forma más atractivas que la telenovela de época de las teleoperadoras encabezadas por Blanca Suárez (Carne de Neón, El Bar). 

Un thriller con componente paranormal y una excelente y sobria puesta en escena. Una buena propuesta para ir cerrando 2017. Y así ha sido, DARK me ha supuesto una grata experiencia. Aunque he de confesar que tal como se presentaba me esperaba mucho más de lo que la serie tiene preparado en su recta final.




Antes de empezar a hablar a fondo de DARK, comentar el peculiar caso de todos aquellos que la están vendiendo como una versión alemana y más adulta de Stranger Things (o incluso la última versión cinematográfica de IT). Salvo el que ambas series son producidas por Netflix, poco (o más bien nada) tienen en común. DARK deja bien claro ya en los primeros minutos de su primer episodio que su propuesta dista demasiado de parecerse al nostálgico y ameno serial sobrenatural de los hermanos Duffer. Mejor olvidarnos de comparaciones, pues Stranger Things saldría bastante escaldada (sobre todo si valoramos su segunda temporada). La serie creada por Baran bo Odar y Jantje Friese se alzaría como vencedora si valoramos el producto más allá de su labor como simple entretenimiento.

Si en algo destaca DARK es a la hora de crear su (precisamente) oscura y opresiva atmósfera. Desde aprovechar la peculiar y fría ambientación y escenarios, la forma de rodar y la ominosa BSO y excelente soundtrack. Todo se conjuga en una exquisita experiencia que merece la pena disfrutar.




La corrupta oscuridad que busca mostrar la serie no se queda solo en la ambientación y logra su cometido empozoñando a sus personajes. El otro gran punto de DARK, pues todos se ven involucrados de uno u otro modo en el increíble y perturbador misterio que rodea a la ciudad de Windem.

Muy buen trabajo actoral por parte de todo el reparto (para mí completamente desconocido). Y cuando digo todo es todo. Desde los actores más veteranos a los más jovencitos. Y la cosa no cambia ni se ve afectada cuando las particularidades de la historia entran en juego.




Por supuesto, estas actuaciones parten de una misma base de interpretación fría y seca que caracterizan a los personajes de esta serie que se alejan totalmente de lo que solemos ver en la televisión (normalmente proveniente de Estados Unidos). Los personajes de DARK están cruelmente marcados por el entorno o las situaciones que los han llevado al punto en el que los vemos. Son personajes rotos en los que es impensable querer encontrar una actitud forzadamente jovial. Esta serie no deja de recordarnos que estamos ante un producto enfocado a un público adulto que no solo busca  el simple pasatiempo. Como bien indica su título, la Oscuridad está en todo y en todos.

El componente paranormal entra con bastante fuerza y pareciendo querer imponer una mitología propia. Pero por desgracia a lo largo de los diez episodios esto se va difuminando y en la recta final la cosa queda colgando demasiado. Por suerte, DARK nunca deja de explotar las interacciones entre sus personajes que están muy influenciadas por el componente paranormal. Y nunca nos logra perder mientras el hilo se enreda más y más atrapando a todos los personajes en esta retorcida telaraña que no conoce límites de espacio ni tiempo.




DARK es una propuesta tan curiosa como fascinante de ver. No logra ser redonda del todo, pero es impensable no tenerla como una de las mejores series de este año. Un nuevo ejemplo de cómo el trabajar con elementos fantásticos, de ciencia ficción o terror no implica para nada el no poder ofrecer una experiencia, historia y personajes completamente adultos.

P.D: Netflix ya la ha renovado por una segunda temporada que, a un servidor, a priori le parece innecesaria.




Lo Mejor: La inmersiva experiencia atmosférica que logra crear.

Lo Peor: La recta final con su considerable bajón en la trama paranormal.




1 comentarios:

Pues suena de lo más interesante este nuevo título Netflix, así que me lo apunto :)

Publicar un comentario