lunes, 8 de enero de 2018

Crítica A Ghost Story de David Lowery






"-¿Qué es un fantasma?
-Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez, un instante de dolor, quizá algo muerto que parece por momentos vivo aún, un sentimiento, suspendido en el tiempo, como una fotografía borrosa, como un insecto atrapado en ámbar. Un fantasma, eso soy yo".

En 2001, el director mexicano Guillermo del Toro trató de definir lo que cree que es un fantasma en este evocador diálogo de la estupenda El Espinazo del Diablo. Una visión más profunda y transcendental de lo que muchos piensan a la hora de hablar sobre estos seres/fenómenos que han estado presentes en el imaginario colectivo desde los albores de la humanidad. Pues pocos misterios carcomen más al ser humano que lo qué nos espera Más Allá de la Vida. ¿Habrá algo al Otro Lado? ¿O precisamente el que solo nos aguarde un inmenso y eterno Vacío motiva a los difuntos a mantenerse todo lo posible anclados a este plano existencial?





David Lowery también ha querido dar su particular visión del fantasma con esta película que sorprende desde el primer momento en que reparamos en el aspecto que presentan sus espectros: una simple sábana con dos agujeros para los ojos. El disfraz más viejo y simple del mundo. La representación más habitual que ya fue utilizado en la desconocida Finisterrae pero que aquí sigue sorprendiendo. 

Comprensibles son los iniciales enarcamientos de cejas y posteriores bromas, pero uno pronto acepta demasiado bien esta representación de las espectrales entidades de Lowery. Sobre todo tras echarnos en cara los momentos más dolorosos y cargados de sentimientos vistos en cine en mucho tiempo (y hablo totalmente en serio).

La premisa se resume en "Un hombre muere y afronta su nueva forma de existencia como fantasma". Pero está ya más que superado lo de que tener argumentos simples no es impedimento a la hora de ofrecer una película profunda y cargada de matices. Y desde luego que A Ghost Story viene para imponer esto.





A Ghost Story presenta una puesta en escena minimalista. La historia no pide otra cosa, además de que esto no significa que no nos regale increíbles y poéticos momentos y escenas como los que nos aguardan en la recta final. La solemne fotografía se amolda también a este bello y desolador conjunto. Por no hablar de la hipnotizante BSO y el I Get Overwhelmed de Dark Rooms que, además de lograr que el trailer de la película fuese aún más melancólicamente bello, cobra gran importancia en el mismo film

Vaya por delante que esta película presenta un ritmo narrativo bastante especial. Muchos pueden acusarla de lento. Y es cierto que su primera media hora puede costar hasta el más predispuesto. Pero cuando uno comienza a descubrir el amargo pastel que hornea Lowery a lo largo del metraje, todo cobra sentido (sí, hasta el momento tarta). No es pedantería ni pretenciosidad. El director ha logrado algo parecido a lo que consiguió Dennis Villeneuve con La Llegada. Y eso es la de presentar un ritmo y montaje que se amolda a la particularidad de la historia o en este caso a la (llamémosle) habilidad en el nuevo estado del protagonista.




La película no busca ser selectiva para con su público, la verdad. Incluso en el ecuador del film tenemos un completísimo monólogo que plasma gran parte de lo que nos quiere hablar A Ghost Story. Pero está claro que no se parará más de lo necesario. Si uno no logra o no quiere entrar en la historia nada puede hacerse. Pero si lo hace le espera TODA una transcendental odisea acompañando a este fantasma en su viaje de aceptar lo inaceptable. 

No conviene hablar mucho de este film. Es mejor que cada uno afronte todo lo que presenta y quiere que sintamos A Ghost Story por sí mismo y lo más "virgen" posible. Aunque sea tan solo por mera curiosidad, deberíais darle la oportunidad a esta peculiar y profunda historia de fantasmas.




Lo Mejor: Que dos actores con sábanas puestas logren que sintamos tal cantidad de emociones. 

Lo Peor: Que se la pueda tildar de pretenciosa.



4 comentarios:

Yo estoy deseando verla, me llama mucho la atención.

Un beso :)

No suena mal, pero conociéndome, la pongo en el cajón de los posibles, que con el poco tiempo que tengo prefiero películas más... Big Mac (guiño guiño).
Genial crítica como siempre, Rúben :D

No dura tanto como para echarla ya a ese cajón, Rain e.e

Tamara, pues cuando puedas dale el tiento, no te arrepentirás.

Heheheh bueno, en ese caso le echaré un ojo ;)

Publicar un comentario