miércoles, 25 de octubre de 2017

Crítica: Silent Hill de Christophe Gans




Al igual que me pasa con Resident Evil, siento adoración por Silent Hill. Son los videojuegos de terror de mi infancia. Recuerdo perfectamente cómo deseaba que llegase el fin de semana para sentarme en la oscuridad de la salita y ponerme a jugar de madrugada, mientras mis padres dormían. Por eso, también me gustó bastante esta película, por añoranza y porque también se deja ver.

Una madre vive preocupada por la salud de su hija adoptiva, pues la niña no para de tener horribles pesadillas, por lo que su madre decide ir con ella a Silent Hill, el pueblo que su niña no para de nombrar en sueños. La mujer está convencida de que la niña estuvo allí y de que va a encontrar las respuestas que necesite para que se recupere. Nada más llegar, la niña desaparece en la niebla, y su madre tiene que vivir un auténtico infierno, demonios y monstruos incluidos, para tratar de llegar hasta ella.



Radha Mitchell está muy convincente en su papel de madre coraje. De hecho, me tuvo toda la película sufriendo por ella, por las situaciones en las que se ve envuelta y por todos los monstruos y fantasmas que debe vencer.  La niña, Jodelle Ferland, hace un papelón (o debería decir papelones), y no deja de sorprenderme que los actores de tan temprana edad hagan las cosas tan bien.


" Una madre es Dios para una niña"


Sobra decir que la adaptación me encanta, y me parece bastante fiel al videojuego. Ya sabéis que me encantan los sitios abandonados, por lo que la ambientación ha resultado ser una delicia.  Aunque no fue rodada en Centralia (lugar en el que se basa la historia), es uno de los destinos que tengo marcados como futuros. Me encantaría ir allí y perderme entre la niebla, aunque fuese por unas horas.

Como curiosidad, diré que los monstruos están interpretados por bailarines, porque era imposible si no que se contorsionaran como lo hacen.

Lo mejor: La ambientación. La fotografía. Algún que otro susto.

Lo peor: La trama secundaria del padre, sobre todo porque fue metida para que el hombre también tuviera peso en la cinta frente a la mujer.




4 comentarios:

A mí también me encantó esta adaptación, la atmósfera y las criaturas son una pasada.
¡Un besazo, preciosa!

Aunque se toma MUCHAS libertades sigue siendo la mejor adaptación hecha de un videojuego. La secuela no vale la pena ni por ver más de Cabeza Pirámide.

La vi en la adolescencia por que una amiga me lo recomendó. Me gusto. Y eso que no me gusta el terror en películas. Las enfermeras son mis bailarinas preferidas. Hacen muy bien su papel.
La segunda parte... Me hubiera gustado que sea... No sé, diferente. U.u esta ultima ya la vi de adulta. XD abrazos!

Cabeza pirámide es bien feo. Mi preferidas son las sexys enfermeras! XD

Publicar un comentario