lunes, 26 de junio de 2017

Reseña de The Witcher: La Casa de las Vidrieras de Paul Tobin





Geralt de Rivia es el protagonista de las novelas de fantasía que conforman La Saga del Brujo, que el escritor polaco Andrzej Sapkowski comenzó a publicar desde 1992. Pero aunque el personaje logró tener una adaptación cinematográfica en 2001 (a falta de ver qué éxito tendrá la anunciada serie de The Witcher que está preparando Netflix), el personaje y su mundo lograron reconocimiento y fama mundial gracias a su salto al terreno de los videojuegos con la compañía polaca CD Projekt Red. Y en su afán por querer seguir expandiendo y dar a conocer la obra de Sapkowski, se unieron a la editorial Dark Horse Books para que Geralt se pasease por las viñetas.




La Casa de las Vidrieras es la primera miniserie de esta colección de cómics sobre The Witcher. Y sin ninguna duda es un comienzo estupendo para presentar esta serie de historias complementarias y que puede servir para captar a unos cuantos nuevos seguidores de las aventuras de este particular cazador de monstruos.

"Geralt se topa en mitad del camino con un hombre que trata de advertirlo de un peligroso monstruo que antes era su esposa. Ambos acaban adentrándose en una casa en medio del bosque para escapar de las amenazas del exterior. Pero la casa puede ser la que responda a la pregunta de quién es el verdadero monstruo".

Este cómic parece querer remitirnos a las dos primeras entregas de la saga literaria (El Último Deseo, La Espada del Destino), que se componían de relatos en los que se nos presentaba alguna aventura y cacería de Geralt. Y, aunque no se nos dan datos para situarla cronológicamente en la saga, fácilmente podríamos colocarla entre esas historias.




Tenemos un tímido vistazo a este universo y se nos dan los detalles y elementos justos y necesarios para poder entender al personaje. Pero lo que de verdad importa en La Casa de las Vidrieras es esa historia de misterio sobrenatural en la que se ve envuelto Geralt. Una que hace que el cómic juguetee con el género de terror, lo que hace que la lectura convenza a más lectores que solo a los fans de la fantasía épica. Es en este punto donde se nota la importancia de la elección tanto del guionista como del dibujante.

Paul Tobin lleva ya unos años haciéndose cargo de los cómics de famosas franquicias como Plants Vs Zombies, Fallings Skies, Prometheus. Y su trabajo en Colder lo valida como todo un seguro a la hora de idear el libreto de esta historia que nos remite a las leyendas de terror y los clásicos cuentos de casas encantadas




El guión es bastante solido, se centra del todo en presentarnos esta historia que se amolda al universo ideado por Andrzej Sapkowski pero sin zambullirse de lleno en él. Siendo un buen punto de partida para el neófito. 

Puede que los lápices de Joe Querio no sean los más idóneos para acompañar al libreto de Tobin, la verdad. A la hora de representar los horrores y criaturas se muestra bastante solvente (no por nada está siendo dibujante de A.I.D.P.), pero con los personajes humanos y las escenas de acción parece que transmite una sensación de dejadez que no ayuda mucho. 

En definitiva, The Witcher: La Casa de las Vidrieras se descubre como una grata lectura complementaria al resto de historias de Geralt de Rivia que entretendrá tanto a viejos fans del personaje como a nuevos que se estén pensando adentrarse en este oscuro mundo de fantasía.






2 comentarios:

Pinta muy bien. Muchas gracias por la reseña, Rubén :D

Hola Rain, ya te sigo¡¡ Besos

Publicar un comentario