viernes, 29 de julio de 2016

La Sala Común: Ash Vs Evil Dead T.1






Seguramente Sam Raimi aún no se debe de creer lo que consiguió con su opera prima: Evil Dead. Rodada con cuatro duros, medios rudimentarios y un elenco de amigotes y desconocidos para el gran público. La película pasó a convertirse, con el paso de los años, en una obra de culto, afianzando incluso el subgénero de "películas de terror en cabañas en medio del bosque" y siendo un título de referencia para todo aficionado al cine de terror. Quien estuvo atento a como Raimi completaba una trilogía que hizo que su protagonista, Ash(ley) Williams (Bruce Campbell) se colase entre los personajes iconicos de este género.

Tras la aventura medieval de Ash en El Ejército de las Tinieblas, no eran pocos los que querían que Raimi continuase con su saga. Y sí que lo hizo, aunque no en el medio que todos querían. Teniendo continuaciones en el mundo del cómic y los videojuegos.

No fue hasta 2013, cuando tuvimos una nueva ración de posesiones infernales con el reboot de Fede Álvarez. Que acabó desencantando a muchos al sacrificar el espíritu splatter de la trilogía original y dando al traste los planes de realizar una secuela fílmica de El Ejército de las Tinieblas para acabar cruzando ambas películas en un endiablado crossover. Pero a pesar de todo, finalmente sí que hemos tenido una nueva secuela del Evil Dead original... aunque pasando de la gran a la pequeña pantalla.




En los últimos años, grandes películas y sagas del cine de terror han probado suerte en este formato (Bates Motel, Hannibal, La Semilla del Diablo, la inminente El Exorcista...) con mayor o menor fortuna. Pero por suerte, antes del estreno se reconfortó a los fans más acérrimos con estos tres puntos:

1) La serie no sería ni un remake ni otro reboot. Nos situaría varias décadas tras los acontecimientos de la primera película.

2) Bruce Campbell (Bubba Ho-Tep, Spiderman 2) volvería a ser el querido antihéroe Ash Williams.

3) El canal que acogería esta serie, Starz Channel, aseguraba que la violencia, sangre y humor negro referentes de la saga no iban a escasear.

Con todo eso, esperamos que Ash Vs Evil Dead nos sorprendiese... Y vaya si lo hizo.

Como acabo de comentar, la serie comienza con un veterano Ash que vive arrastrando los demonios a los que se enfrentó en el pasado... Y que volverán a amenazar su vida (y la de todo el planeta) cuando el Necronomicon Ex-Mortis vuelva a vomitar sus horrores.

Nadie como el mismísimo Sam Raimi para volvernos a descubrir todo lo que hizo grande a esta saga. Su primer episodio ya nos engancha y nos deja con ganas de más. Y aunque no vuelve a ponerse tras las cámaras en toda la temporada, los demás directores (Michael J. Bassett, David Frazee y Tonny Tilse, entre otros) mantienen el tono y el tipo en los posteriores capítulos.

Ash Vs Evil Dead tiene todos los elementos de la trilogía fílmica y los adapta a los nuevos tiempos y al formato televisivo. Para así darnos una de las series más disfrutables vista en años. Una que no busca más que la diversión. Que quiere tenerte bien entretenido durante los 10 episodios que componen su primera temporada.




A pesar de los años transcurridos desde su primera intepretación, Bruce Campbell vuelve a hacer suyo al personaje de Ash Williams. Siendo el verdadero motor de la serie este irreverente salvador del mundo. Lo único que ha cambiado para el personaje ha sido su juventud. Por lo demás, sigue siendo igual de socarrón y torpón.

Junto a Ash, tendremos a dos "sidekicks" que pueden ganarse tanto aplausos como abucheos. Por un lado tenemos a Pablo (Ray Santiago), joven compañero de trabajo de Ash y que viene de una familia de chamanes. Su principal problema es el querer convertirlo a la fuerza en un alivio cómico (teniendo en cuenta que comparte pantalla con Bruce Campbell), encasillando a un personaje que puede dar mucho de sí. Y por el otro está Kelly (Dana DeLorenzo), un personaje que parece que está de más. Aunque tiene alguna que otra escena bastante interesante (sobre todo en la season finale) y puede ganarse el cariño de algún telespectador. Ambos personajes espero que den más de sí y justifiquen su presencia en la segunda temporada.




Jill Marie Jones da vida a otro nuevo personaje: la agente de policía Amanda Fisher. Quien se ve arrastrada a la locura infernal del Necronomicon. Su trama, aunque descoloque un poco al ser tan seria, es bastante interesante, a priori, aunque se acabe estancando demasiado. Fisher es un personaje que trata de comprender lo incomprensible (demonios que poseen cadáveres, libros malditos, un tío con una motosierra por mano que se encarga de despedazarlos). Llegando a poder empatizar con los profanos de Evil Dead, pero que acaba no dando para más ya en la mitad de la serie.

Quien le puede dar la replica a Bruce es Lucy Lawless (Xena, la princesa guerrera, Salem). De quien, por desgracia, no puedo hablar mucho sin entrar en el terreno de los SPOILERS. Pero su personaje viene de la trilogía original y acaba siendo pilar importante en esta serie, dejándonos con la boca abierta hasta el último episodio.




Una de las cosas que más quería que hiciesen en esta serie, era la de explorar más el terrorífico Necronomicon. Por desgracia, no se detienen demasiado en este punto. Pero sí que arroja algo de luz y nos dejan con los dientes largos de cara a lo que se le viene encima a nuestro trío protagonista.

Algo tan iconico para la saga como lo son los Deadites (los poseídos), se traslada a la perfección en Ash Vs Evil Dead. Sus ojos sin vida, su deformado rostro y mala leche... Es una gozada ver como Ash les hace frente como lo hacía antaño. Además, se dejan ver más criaturas diabólicas para engrosar el estupendo bestiario de Evil Dead y que son todo un portento de mezcla de maquillaje y efectos artesanales y medios digitales.




Otra de las claves del éxito de esta temporada ha sido la duración de sus capítulos. Exceptuando el primero, todos los demás tienen una duración de apenas media hora cada uno. Una duración que "obliga" a que la serie no pierda el tiempo. Y que hace que incluso capítulos aparentemente de relleno como es, por ejemplo, el de la milicia. Sigan siendo un endiablado "tour de force" para el espectador.

Ash Vs Evil Dead es una serie hecha para los fans de la saga. Pero, ¿la pueden ver aquellos que acaban de descubrir quién es Ash Williams y el Necronomicon Ex-Mortis? Pues sí, la pueden ver (en el primer capítulo el propio Ash pone en antecedentes a Pablo y al espectador), pero está claro que no podrán disfrutarla como se merece, con todos sus guiños y (auto)referencias. Por lo que recomiendo reservar unas cuantas horas para ponerse al día con la trilogía original, antes de empezar a devorar la serie. Para entender así mejor el tono que maneja y no disgustarse con su primera toma de contacto.




Tipos duros, acción, seres salidos del averno, humor negro y mucha, mucha sangre vertida en la pantalla. Estos son los ingredientes que hacen de Ash Vs Evil Dead una divertidísima propuesta televisiva. Queda por ver si el nivel y el espíritu de serie B se mantiene en su segunda temporada (que llegará en Octubre) y no termina por convertirse en otro sosainas serial más que trata temas sobrenaturales.

Hail to the king, baby!




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada