Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

I Convocatoria Literaria de Castle Rock Asylum

Toda la información, aquí.

El terror en la mochila: Cementerio de Chauchilla (Perú)

Por Chica Sombra.

Déjame Salir, de Jordan Peele

Crítica por Rain Cross.

Spiderman: Homecoming de Jon Watts

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Colabora

Colabora con nosotros.

viernes, 29 de julio de 2016

La Sala Común: Ash Vs Evil Dead T.1





Seguramente Sam Raimi aún no se debe de creer lo que consiguió con su opera prima: Evil Dead. Rodada con cuatro duros, medios rudimentarios y un elenco de amigotes y desconocidos para el gran público. La película pasó a convertirse, con el paso de los años, en una obra de culto, afianzando incluso el subgénero de "películas de terror en cabañas en medio del bosque" y siendo un título de referencia para todo aficionado al cine de terror. Quien estuvo atento a como Raimi completaba una trilogía que hizo que su protagonista, Ash(ley) Williams (Bruce Campbell) se colase entre los personajes iconicos de este género.

Tras la aventura medieval de Ash en El Ejército de las Tinieblas, no eran pocos los que querían que Raimi continuase con su saga. Y sí que lo hizo, aunque no en el medio que todos querían. Teniendo continuaciones en el mundo del cómic y los videojuegos.

No fue hasta 2013, cuando tuvimos una nueva ración de posesiones infernales con el reboot de Fede Álvarez. Que acabó desencantando a muchos al sacrificar el espíritu splatter de la trilogía original y dando al traste los planes de realizar una secuela fílmica de El Ejército de las Tinieblas para acabar cruzando ambas películas en un endiablado crossover. Pero a pesar de todo, finalmente sí que hemos tenido una nueva secuela del Evil Dead original... aunque pasando de la gran a la pequeña pantalla.




En los últimos años, grandes películas y sagas del cine de terror han probado suerte en este formato (Bates Motel, Hannibal, La Semilla del Diablo, la inminente El Exorcista...) con mayor o menor fortuna. Pero por suerte, antes del estreno se reconfortó a los fans más acérrimos con estos tres puntos:

1) La serie no sería ni un remake ni otro reboot. Nos situaría varias décadas tras los acontecimientos de la primera película.

2) Bruce Campbell (Bubba Ho-Tep, Spiderman 2) volvería a ser el querido antihéroe Ash Williams.

3) El canal que acogería esta serie, Starz Channel, aseguraba que la violencia, sangre y humor negro referentes de la saga no iban a escasear.

Con todo eso, esperamos que Ash Vs Evil Dead nos sorprendiese... Y vaya si lo hizo.

Como acabo de comentar, la serie comienza con un veterano Ash que vive arrastrando los demonios a los que se enfrentó en el pasado... Y que volverán a amenazar su vida (y la de todo el planeta) cuando el Necronomicon Ex-Mortis vuelva a vomitar sus horrores.

Nadie como el mismísimo Sam Raimi para volvernos a descubrir todo lo que hizo grande a esta saga. Su primer episodio ya nos engancha y nos deja con ganas de más. Y aunque no vuelve a ponerse tras las cámaras en toda la temporada, los demás directores (Michael J. Bassett, David Frazee y Tonny Tilse, entre otros) mantienen el tono y el tipo en los posteriores capítulos.

Ash Vs Evil Dead tiene todos los elementos de la trilogía fílmica y los adapta a los nuevos tiempos y al formato televisivo. Para así darnos una de las series más disfrutables vista en años. Una que no busca más que la diversión. Que quiere tenerte bien entretenido durante los 10 episodios que componen su primera temporada.




A pesar de los años transcurridos desde su primera intepretación, Bruce Campbell vuelve a hacer suyo al personaje de Ash Williams. Siendo el verdadero motor de la serie este irreverente salvador del mundo. Lo único que ha cambiado para el personaje ha sido su juventud. Por lo demás, sigue siendo igual de socarrón y torpón.

Junto a Ash, tendremos a dos "sidekicks" que pueden ganarse tanto aplausos como abucheos. Por un lado tenemos a Pablo (Ray Santiago), joven compañero de trabajo de Ash y que viene de una familia de chamanes. Su principal problema es el querer convertirlo a la fuerza en un alivio cómico (teniendo en cuenta que comparte pantalla con Bruce Campbell), encasillando a un personaje que puede dar mucho de sí. Y por el otro está Kelly (Dana DeLorenzo), un personaje que parece que está de más. Aunque tiene alguna que otra escena bastante interesante (sobre todo en la season finale) y puede ganarse el cariño de algún telespectador. Ambos personajes espero que den más de sí y justifiquen su presencia en la segunda temporada.




Jill Marie Jones da vida a otro nuevo personaje: la agente de policía Amanda Fisher. Quien se ve arrastrada a la locura infernal del Necronomicon. Su trama, aunque descoloque un poco al ser tan seria, es bastante interesante, a priori, aunque se acabe estancando demasiado. Fisher es un personaje que trata de comprender lo incomprensible (demonios que poseen cadáveres, libros malditos, un tío con una motosierra por mano que se encarga de despedazarlos). Llegando a poder empatizar con los profanos de Evil Dead, pero que acaba no dando para más ya en la mitad de la serie.

Quien le puede dar la replica a Bruce es Lucy Lawless (Xena, la princesa guerrera, Salem). De quien, por desgracia, no puedo hablar mucho sin entrar en el terreno de los SPOILERS. Pero su personaje viene de la trilogía original y acaba siendo pilar importante en esta serie, dejándonos con la boca abierta hasta el último episodio.




Una de las cosas que más quería que hiciesen en esta serie, era la de explorar más el terrorífico Necronomicon. Por desgracia, no se detienen demasiado en este punto. Pero sí que arroja algo de luz y nos dejan con los dientes largos de cara a lo que se le viene encima a nuestro trío protagonista.

Algo tan iconico para la saga como lo son los Deadites (los poseídos), se traslada a la perfección en Ash Vs Evil Dead. Sus ojos sin vida, su deformado rostro y mala leche... Es una gozada ver como Ash les hace frente como lo hacía antaño. Además, se dejan ver más criaturas diabólicas para engrosar el estupendo bestiario de Evil Dead y que son todo un portento de mezcla de maquillaje y efectos artesanales y medios digitales.




Otra de las claves del éxito de esta temporada ha sido la duración de sus capítulos. Exceptuando el primero, todos los demás tienen una duración de apenas media hora cada uno. Una duración que "obliga" a que la serie no pierda el tiempo. Y que hace que incluso capítulos aparentemente de relleno como es, por ejemplo, el de la milicia. Sigan siendo un endiablado "tour de force" para el espectador.

Ash Vs Evil Dead es una serie hecha para los fans de la saga. Pero, ¿la pueden ver aquellos que acaban de descubrir quién es Ash Williams y el Necronomicon Ex-Mortis? Pues sí, la pueden ver (en el primer capítulo el propio Ash pone en antecedentes a Pablo y al espectador), pero está claro que no podrán disfrutarla como se merece, con todos sus guiños y (auto)referencias. Por lo que recomiendo reservar unas cuantas horas para ponerse al día con la trilogía original, antes de empezar a devorar la serie. Para entender así mejor el tono que maneja y no disgustarse con su primera toma de contacto.




Tipos duros, acción, seres salidos del averno, humor negro y mucha, mucha sangre vertida en la pantalla. Estos son los ingredientes que hacen de Ash Vs Evil Dead una divertidísima propuesta televisiva. Queda por ver si el nivel y el espíritu de serie B se mantiene en su segunda temporada (que llegará en Octubre) y no termina por convertirse en otro sosainas serial más que trata temas sobrenaturales.

Hail to the king, baby!



martes, 26 de julio de 2016

Reseña: Y pese a todo…, de Juan de Dios Garduño



Sinopsis:

Durante el mandato del presidente Obama, Estados Unidos tiene constancia de que Irán va a cometer un ataque contra sus bases en territorio aliado. Ante la estupefacción del mundo entero le declara la guerra. Rusia y China se alían con Irán; Gran Bretaña e Israel con los americanos y, así, país por país, todos toman parte en la 3ª Guerra Mundial. En pleno enfrentamiento, y ante la devastación que producen las armas nucleares, los rivales deciden utilizar las armas químicas, más baratas y más fáciles de fabricar. Se crean nuevas cepas de virus ya existentes, utilizando el ADN recombinante y extinguiendo así a casi toda la población mundial. En la ciudad de Bangor, Maine, sólo han sobrevivido tres personas. Peter, su pequeña hija y Patrick Sthendall, su odiado vecino. En una población totalmente nevada, gobernada por temperaturas que bajan de los diez grados bajo cero, los dos hombres se enfrentarán a algo más que al odio que sienten el uno hacia el otro. Unos visitantes con los que no contaban.

Opinión:

«Y pese a todo, el mundo todavía giraba.» Con estas palabras comienza una novela que me ha enganchado de principio a fin. Con una premisa muy real (y es que, ¿quién no ha pensado en la posibilidad de una 3ª Guerra Mundial con todo lo que está pasando en el mundo?), nos adentramos en un mundo hostil, crudo y cruel.

La forma de narrarlo es directa, y aunque el libro es corto (mi edición cuenta con 243 páginas con el prólogo y los agradecimientos) no por ello la acción se ve atropellada, si no al contrario, ya que los personajes están muy bien desarrollados y empatizas con ellos desde el primer momento.

En ella podemos encontrar acción, drama y buenas dosis de gore, con algunas escenas que mezclan varios de estos elementos y que te lo llegas a imaginar en tu cabeza como si de una película se tratase.

Me encanta que los personajes no sean ni buenos ni malos, si no tonos grises, sobretodo Patrick, que se ha convertido en uno de mis favoritos. Katty es una dulzura de niña, y sabe muy mal que siendo tan pequeña tenga que sufrir tanto. Peter es más comedido, es un padre que se preocupa por su hija, y que debe enfrentarse a decisiones difíciles en un mundo donde la muerte acecha en cada nevada esquina.
Que de tres personas, dos estén enemistadas, es un toque de originalidad que te crea una curiosidad insana (ya que o devoras el libro o te comes las uñas) por saber la razón por la que Patrick y Peter se odian. Un odio visceral que pone en peligro sus vidas y que hace que saquen lo peor de si mismos.

Y como no, no puedo olvidarme de nuestros amigos los no muertos. En Y pese a todo…, Juan de Dios Garduño nos muestra unos zombis poco convencionales. Son albinos, y muy, muy listos. En manada, se asemejan a las abejas, ya que son capaces de trabajar juntos para atrapar a su presa. Y son muy crueles, llegando a disfrutar viendo el sufrimiento de los humanos (aún recuerdo la historia de Anne, es estremecedora y dura).

La ambientación me ha gustado mucho. Un pueblo de Maine, homenaje sin duda al maestro del terror, donde no deja de nevar, le da un toque místico a la narración, y la nieve se convierte sin quererlo en un personaje más de la novela.

Debo reconocer que esta historia me ha hecho llorar. He dejado escapar lágrimas con Doggy (Jamás te lo perdonaré, Juan de Dios Garduño, jamás xD), con Patrick y con ese final, agridulce, donde la esperanza ilumina tímidamente el futuro de Peter y Katty.


¿Lo recomiendo?

Sin duda alguna, si te gustan las historias de terror, suspense y zombis, pero que no sólo se centren en la acción si no que también se preocupen en desarrollar bien los personajes, este es tu libro.

viernes, 22 de julio de 2016

Crítica Election: La Noche de las Bestias de James DeMonaco





Ya han pasado tres años desde que James DeMonaco nos presentase esa terrorífica América Renacida en The Purge (en España le añadimos el redundante subtitulo de La Noche de las Bestias). Un Home Invasion que destacaba gracias a ese transfondo que nos descubría como unos tales Nuevos Padres Fundadores, en medio de un período de caos. Decidieron que, una noche al año, los servicios policiales y de emergencias se cerrasen durante 12 horas. Haciendo posible que todo crimen sea legal. Durante esta noche, los ciudadanos americanos se dedicaban a liberar a su bestia interior para así calmar su sed de sangre durante todo el año. Haciendo que el crimen y la tasa de desempleo se reduzcan a tan solo un 1%. 

Bienvenidos a los nuevos Estados Unidos de América.




La película suponía una nueva apuesta low cost para Universal Pictures que, costando tan solo 3 millones de dólares, logró recaudar una taquilla mundial de casi 90 milloncejos. Asegurando así una secuela que continuara explorando este retorcido futuro (no tan lejano).

Anarchy: La Noche de las Bestias, ya no limitaba la acción a tan solo un vecindario ni a tan solo una familia como protagonistas. Esta vez se nos arrojaba en una ciudad con unos cuantos personajes tratando de sobrevivir a la Noche. Primando más la acción sobre el terror y suspense de la primera película. Pero abriendo nuevos frentes y posibilidades que estábamos deseando ver cómo se afrontaban en Election. Una película que nos llega con un año de retraso (para poder cumplir eso de que las películas de La Purga también fuesen anuales), pero con DeMonaco haciendo triplete tras las cámaras. ¿Y ha merecido la pena la espera? Pues sí y no.

Election se sitúa en plena campaña electoral en la que la Senadora Charlie Roan (Elizabeth Mitchell), quien fue la única superviviente de su familia durante una de las primeras Purgas, está dispuesta a terminar de una vez por todas con este sangriento festejo. Por supuesto, los Nuevos Padres Fundadores no están dispuestos a tolerar tales amenazas y disponen todo para utilizar la Noche de las Bestias para quitarse de en medio a esta amenaza a su status quo. Pero no cuentan con que su jefe de seguridad es Leo Barnes (Frank Grillo). Un superviviente de la Purga que casi se ve corrompido por ella y que también quiere terminar con esta pesadilla.




El transfondo no podía ser más provechoso. Cuadrando también con la actual campaña política Estadounidense en la que amenaza con llegar a la presidencia el mismísimo Donald Trump. Un tipo al que no nos extrañaría verlo en la película como uno de los Nuevos Padres Fundadores

Los primeros minutos de la película trabajan este tema que, como ha ocurrido con sus antecesoras y todas las interesantes propuestas que presentan, terminan difuminándose a medida que avanza el metraje. Haciendo que Election pierda esa fuerza de la que hacía gala en un principio.

Pero aunque aún quedaba una mínima esperanza en eso de que "a la tercera va la vencida". Ya nadie puede echar del todo en cara a James DeMonaco el que nos mienta sobre lo que vamos a ver en sus películas de La Purga. Los replanteamientos morales están de más. El explorar todas las posibilidades de una noche anárquica, se relega a favor del asesinato indiscriminado y gratuito. Aquí hemos venido a ver a perturbados originalmente caracterizados y a ricachones siendo los malos malosos super fanáticos... ¿no?




Si nos quedamos en eso, la película cumple. El salvaje entretenimiento palomitero está servido. Aunque, claramente, nos deja un cierto regustillo a fórmula explotada de la que salía airosa su antecesora. 

Por suerte, DeMonaco adereza el conjunto con más vistazos a su particular universo. Podremos poner por fin caras a esos intocables Nuevos Padres Fundadores. Tendremos nueva ración de estrafalarios psicópatas enmascarados. El camión de recogida de deshechos humanos (y el que se encarga de ayudar y trasladar a los heridos). Y la propuesta más interesante y explotable (que, claramente, la película tan solo presenta) de esta entrega: los turistas que también quieren disfrutar de esta festejo. Como si de borrachuzos participantes del San Fermín se tratase...




Frank Grillo (Capitán América: Soldado de Invierno, Infierno Blanco), vuelve a ponerse en la piel de Leo Barnes. Aquel hombre que vimos en la segunda parte y que era toda una suerte de Punisher en medio de ese caos. Pero que ahora libra su lucha contra la Purga, dirigiendo la seguridad de la senadora Roan hasta que acaban vagando por las calles y enfrentándose a los horrores de esa Noche. Y aunque se trata del mismo personaje, lo sentimos demasiado cambiado y ajeno. Más seco y callado. Aun siendo exigencias del guión, esto hace que se pierdan los lazos con el espectador que lograron crear en Anarchy. Pudiendo haber puesto a otro personaje sin que esto cambiase nada.

Edwin Hogs (Así en la Tierra como en el Infierno) también regresa. Siendo el verdadero nudo conector de esta trilogía (recordemos que hacía del extraño que desencadenaba toda la acción de la primera parte). Su personaje, Dante Bishop, es el nuevo líder de la Rebelión liderada por el desaparecido Carmelo. No llegando ni a las suelas de su predecesor, claro está.

El nuevo plantel de personajes tiene a la sosainas Elizabeth Mitchell como la idealista senadora Roan y a un trío bastante potable que acompañan a nuestros protagonistas y que conectan bastante bien con el espectador.




Aunque los primeros minutos tras el retumbar de las bocinas que dan inicio a la Purga anual, pasando por algún que otro jumpscare, y unas cuantas potentes estampas de locura homicida que pueden llegar a meternos el miedo en el cuerpo. El terror parece ya no querer tener cabida en esta saga. Dando paso a una descarnada acción como la que mostró el maestro Carpenter en 1997: Rescate en Nueva York. Y en momentos de hasta retorcida auto parodia como en las escenas de la joven de la chocolatina y su alocado grupo o con el grimoso monaguillo psychokiller.

Si en la primera parte nos proponía la aterradora propuesta de que incluso tu apacible vecino pueda querer trincharte como un pavo. Y en la segunda teníamos a adolescentes enmascarados trapicheando con seres humanos para ganarse unos dólares. En Election, ya incluso tenemos hasta un escuadrón de neo nazis (con su super cachas pelón como líder) de enemigos. Llegando a ser el culmen de esa auto parodia que acabo de mencionar.

La película goza de una calificación R que, como viene siendo habitual, medio justifica para poder llegar a ser lo más comercial posible. Haciendo oportunos movimientos de cámara e insinuando más que mostrando. Aunque sí que en esta película veremos más sangre que en sus antecesoras e incluso tiene una de las escenas más brutales de este año. Cortesía de Pequeña Muerte.

En el apartado técnico. Election sigue gozando de la estupenda fotografía de sus antecesores, que aumentan la malsana atmósfera junto a la potente BSO de Nathan Whitehead (sin contar con los ocurrentes temazos de T-Rex o el de los créditos finales con David Bowie). Por no volver a incidir más en el vestuario y parafernalia de los Purificadores, en el que siguen superándose para mostrarnos una vez más una imaginativa pasarela de looks ideales para una noche de diversión homicida.




DeMonaco en la dirección ya es todo un experto. Y nos lleva de la manita a paso seguro. Sin hacernos perder en ningún momento, pero también sin llegar a sorprendernos del todo, hasta llegar a un desenlace bastante esperado y que nos hace preguntarnos... ¿Y ahora qué?

Todo parece indicar a que esta es la carta de despedida de James de esta saga, Y en un mundo ideal, La Purga quedaría en una aceptable trilogía. Pero sabemos quién domina el mundo (y la cartelera). Y que no extrañe a nadie que en unas semanas se nos avise de que vayamos preparándonos para volver a liberar a la bestia, una vez más. Por mi parte, seguiré esperando a una entrega en la que se aproveche de verdad la estupenda propuesta. Pero si, al menos, las siguientes entregas entretienen tanto como esta y se dejan llevar por el este demencial universo. Puede que mantenga a este Purificador en la sala de cine durante un tiempo más.




Lo Mejor: Apuesta por el entretenimiento y cumple. Los nuevos vistazos a este universo.

Lo Peor: Ya ni se molestan en querer exprimir el verdadero potencial de La Purga. Repite bastante el esquema de Anarchy.



martes, 19 de julio de 2016

La Sala Común: Juego de Tronos T.6



La temporada más épica.

¡Cuidado, lector! Esta entrada tiene spoilers de la última temporada de Juego de Tronos, así que lee bajo tu responsabilidad. ¡No digáis que no hemos advertido, internillos!

Después de esta pequeña advertencia, pasamos a comentar la sexta temporada de la serie que se sitúa en el número 1 de mis favoritas: Juego de Tronos. Y es que se ha ganado el puesto por méritos propios.

Ya sabíamos que la sexta iba a ser una temporada desconocida para los lectores, ya que los libros acabaron en la quinta y hasta que no salga Vientos de Invierno no podemos seguir las diferentes tramas que tiene, por lo que estaba algo nerviosa por saber qué nos iba a tener preparados los señores D&D. Y para mi sorpresa, sólo puedo decir… ¡qué temporada, señores!


Acabamos la quinta con un Jon Nieve muerto a manos de sus hermanos de La Guardia de la Noche, Cersei humillada por el Gorrión Supremo, y los hermanos Tyrell encarcelados por los seguidores de la Fe. Daenerys cautiva de un Khalasar y Tyrion intentando lidiar en Meereen. Mientras, Arya se queda ciega tras fallar una de las pruebas del Dios de Muchos Rostros, y Sansa junto a Theon saltando desde lo alto de un muro para escapar de las garras de Ramsey Bolton.

Demasiados flancos abiertos. Muchos nervios por saber qué les sucede a estos personajes.

Voy a intentar que no quede demasiado extenso, ya que si tengo que hablar de todo lo ocurrido en esta temporada, el reportaje sería muy largo.

Así que hablaré de los puntos que me han parecido más interesantes:

-Jon Nieve : En la última escena que vimos de él, le encontrábamos tendido en la nueve en un charco de sangre. Tras muchos rumores (y algunas filtraciones) sabíamos casi seguro de que iba a volver. Y así lo hizo. Gracias a Melissandre, tuvimos al Lord Comandante de vuelta. Su regreso también trajo la venganza ya que pudo ahorcar a los cabecillas de su asesinato, y se despidió de La Guardia de la Noche ya que, como sabemos por su juramento, este dura hasta el día de su muerte.
Jon ha sido uno de los personajes más importantes de esta temporada ya que lidera junto a Sansa el ejército que derrota a Ramsay y devuelve al lobo huargo su lugar ancestral.
En la escena del último episodio donde las casas del norte le rinden pleitesía a pesar de ser un bastardo es una de las más emocionantes de la temporada, y recuerda mucho a la que vimos en el mismo lugar con Robb.


-R+L=J : Otro punto que tiene a Jon de protagonista. Y es que una de las teorías de los lectores ha sido confirmada: el hecho de que Jon Nieve es hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark, por lo que no es un bastardo, sino un heredero legítimo al trono. Vemos eso gracias a una visión de Bran, y sabemos el significado de la frase que atormentaba a al patriarca de los Stark en la primera temporada: Prométemelo, Ned. Una súplica de su hermana para que protegiera a su hijo de Robert Baratheon.

-Sansa Stark : Llega al Castillo Negro acompañada de Brienne y Podrick, y vemos uno de los reencuentros más bonitos de la temporada. Y hay que recordar que, gracias a su alianza secreta con Meñique que envía al ejército Arryn a La Batalla de los Bastardos, Jon recupera Invernalia.
Me hubiera gustado verla de Reina en el Norte, pero solo por ver la cara de Meñique en la escena del comedor del castillo de Invernalia, y de la escena en sí, ha valido la pena.

-Lyanna Mormont : ¡Esta niña se merece más minutos en la próxima temporada! Es tenaz, fuerte y un buen líder. En la escena en la que proclama su lealtad a Jon demuestra ser uno de los personajes que, a pesar de salir poco, dejan huella.

- Davos Seaworth : Uno de mis personajes favoritos, me ha encantado verle luchar junto a Jon.

-Arya Stark : Ya no es Nadie, aunque ¿ lo fue alguna vez? Empezó como la chica ciega, y no pudo llevar a cabo la misión que le encomendaban. Finalmente, se enfrentó a la niña abandonada y ganó la pelea. Jaqen le dice que al fin es Nadie, a lo que ella responde que no, que ella es Arya Stark y decide marcharse de La Casa de Blanco y Negro y regresar a Invernalia.
En el último capítulo, se venga de Walder Fray cocinando a sus hijos y dándoselos de comer para finalmente cortarle la garganta (como hicieron con su madre en La Boda Roja) mientras sonríe triunfante. Gran escena, pero, ¿Arya se está perdiendo en el ‘lado oscuro’? Lo veremos en la siguiente temporada.

-Daenerys Targaryen : La Madre de Dragones. Empieza presa de los Dothraki y acaba con una flota dirigiéndose a Desembarco del Rey. Tiene todas las cartas para ser la siguiente en el Trono de Hierro, aunque sabemos que Cersei no se lo pondrá nada fácil.


-Ramsay Bolton : Esta interpretación se merecía una nominación a los Emmy. Es uno de los personajes más odiados de la serie, pero debo confesar que le voy a echar hasta de menos. Su maldad y sadismo, y esa frialdad que tiene, le han convertido en el villano con mayúsculas. Apuñala en el corazón a su padre a sangre fría, y en La Batalla de los Bastardos vuelve a demostrar su pasión por hacer daño al enemigo de la forma más cruel asesinando a Rickon Stark delante de un Jon incapaz de salvarle (¡¿es que ese niño no sabía correr en zig zag?!). Acaba, paradójicamente, comido por sus propios perros delante de una Sansa que, al igual que su hermana pequeña, sonríe con satisfacción.

-Tyrion Lannister : La Mano de la Reina. No digo más.

-La Hermandad sin Estandartes : A pesar que suponía que Lady Corazón de Piedra no iba a aparecer, cada vez que  mencionaban o salía en pantalla la Hermandad, veía un pequeño rayo de esperanza de que podrían pensar en introducir este personaje en la próxima temporada. Aunque ahora, viendo como están las cosas, creo que la trama podría desentonaría mucho.
Pero me conformo con el regreso de El Perro, al menos con eso ya me he alegrado de volver a ver a Beric Dondarrion y a Thoros de Myr.

-Los Tyrell : Una de las casas extintas esta temporada (junto a los Bolton), y una de mis favoritas. Los voy a echar de menos, sobretodo a Margaery, creo que se merecía más y sobretodo después de lo mal que le ha pasado por culpa de los seguidores de la Fe y viendo que fue la única que se percató de que Cersei tramaba algo. Margaery sabía jugar al Juego de Tronos, lo demostró al adaptarse a cada uno de sus maridos, y después al Gorrión Supremo, si bien vimos que ella no había cambiado al darle a su abuela una nota con una rosa dibujada.
Ya solo queda una Olenna, que aunque no es una Tyrell de sangre lo es de matrimonio, con sed de venganza que se alía junto a los Martell para ayudar a Daenerys y derrocar así a los Lannister.


-Los Greyjoy : Nuevos aliados de Daenerys. Yara apuesta fuerte al adelantarse a su tío y gana. Eso sí, me ha decepcionado que no salga más trama de las Islas del Hierro.

-Cersei Lannister : Y por último, pero no por ello menos importante, Cersei. Veíamos venir que tramaba algo, y lo descubrimos en el último capítulo. Cersei se venga de todos los que le hicieron daño, pero eso trae consecuencias. Y es que al ver como el Septo de Baelor estalla en fuego valeyrio con su amada Margaery dentro, Tommen salta al vacío desde su habitación.
Todos sus hijos han muerto, como bien predijo Maggy la Rana, y con ello lo único que parecía darle humanidad.
Se proclama Reina de los Siete Reinos ante una multitud que la contempla con miedo, y una vez sentada en el Trono de Hierro, su hermano Jaime la mira atentamente (¿le recordará al Rey Loco?). Cersei me recordó y mucho a su hijo Joffrey, y puede que compartan más cosas de lo que parece.


Para mí, Juego de Tronos no es una serie. Es LA SERIE. Y con cada temporada se superan, consiguiendo en esta sexta dos de los mejores capítulos que he visto en televisión: La Batalla de los Bastardos, una clase magistral de cómo realizar una épica batalla, y Vientos de Invierno, que ya sólo de escuchar las primeras notas de la BSO que realizaron para el capítulo se me pone la piel de gallina.

Ahora tendremos que esperar hasta verano del 2017 para ver qué nos tienen preparados D&D y si siguen manteniendo el nivel para lo que será la penúltima temporada de una de las series más impresionantes que he tenido el placer de ver en la pequeña pantalla.

Os dejo con la canción La Luz de los Siete, del capítulo Vientos de Invierno. Que la disfrutéis.


miércoles, 13 de julio de 2016

The Black Beetle: Sin Salida de Francesco Francavilla




El Pulp ha vuelto. O más bien, nunca se fue. Las temáticas y personajes que se presentaron en estas publicaciones tan baratas y populares de principios del siglo pasado, siguen siendo referentes y se han reinventado a lo largo de las décadas.

Pero de un tiempo a esta parte, han proliferado las publicaciones que quieren emular al Pulp más clásico (con mayor o menor acierto). Y The Black Beetle, es sin duda uno de los mejores ejemplos.




Francesco Francavilla es un artista italiano que ha trabajado con compañías de la talla de Marvel y DC cómics, y al que el Pulp dejó bastante huella. No hay más que echar un vistazo a sus fantásticas ilustraciones retro y a la mayor parte de sus trabajos, para comprobar que Francesco es uno de los mejores herederos del Pulp de nuestro tiempo.

Hace unos años, Francesco mostró en su blog dos bocetos de personajes puramente pulp. Uno era un detective privado de nombre Max Malone, y el otro era un justiciero enmascarado de enormes ojos de insecto. Y dejó que sus fans decidiesen cual de los dos merecía contar sus aventuras. Y Black Beetle fue el gran vencedor. Dando origen a una miniserie que Planeta  DeAgostini ha compilado y editado en nuestro país con el título de "Sin Salida".

Estamos en Colt City. Es 1941, y el jazz y la victoria contra el pérfido Hitler, mantienen a la población en una disfrutable calma que sigue ocultando terribles males como gangsteres que se disputan el control de la ciudad, espías nazis en busca de mágicas y peligrosas reliquias, villanos enmascarados... y en medio de todo esto, un vigilante nocturno lucha contra todos ellos envuelto en un aura de misterio y respondiendo al nombre de Black Beetle.




Tan solo hace falta leer esa mini historia introductoria titulada Turno de Noche, para confirmar que estamos ante una obra que a pesar de jugar con los clichés de este movimiento, expira un espíritu propio inconfundible. Y esto no hace más que realzarse en los siguientes números que componen Sin Salida.

Black Beetle es un héroe pulp PERFECTO. Tanto, que podría haber compartido aventuras con The Shadow, Doc Savage o Green Lama sin desentonar ni un ápice. Además, se agradece que el autor mantenga el misterio en torno a este personaje. No pierde el tiempo en dar explicaciones de su origen, su identidad o sus motivaciones. Y esto permite que desde la primera página, The Black Beetle sea un cómic entregado a la acción y la aventura.



El apartado gráfico es de diez. El estilo de dibujo, los colores y el sombreado utilizado, los imaginativos encuadres... Francesco mantiene la esencia del Pulp y la amolda a su estilo. Siendo una verdadera gozada en las escenas de acción, que son puramente cinematográficas. 

El argumento es en lo que más cojea The Black Beetle. Y no, no me refiero por ser poco sesudo, que a fin de cuentas no deja de ser una lectura de evasión. El problema está en que Francavilla no se queda en el simple misterio del protagonista y deja bastantes cliffhangers a lo largo de los capítulos. Y esto es un punto negativo al descubrir que la anunciada segunda entrega, titulada Necrologue, sigue sin tener fecha de salida (Sin Salida se publicó en 2013). Dejando esta historia bastante en el aire. Por otra parte, tenemos la trama del villano de Sin Salida, Labyrinto, que va desinflándose a medida que la historia llega a su desenlace.




De todos modos, hay que dejar claro que Francavilla ejerce más de dibujante que de guionista. Y que ya evita el meterse en diálogos innecesarios, para hacer todo más dinámico y entretenido. Además de compensar todas las carencias argumentales con un potente y vistoso apartado gráfico.

Con sus menos y, sobre todo, sus más. The Black Beetle: Sin Salida, es una compra obligada para todo aquel amante del Pulp o cualquiera que quiera disfrutar de una emocionante aventura de justicieros enmascarados como las de antaño.



lunes, 11 de julio de 2016

Entrevista a Tony Jiménez


"Trabajo, insistencia, tesón, paciencia y esfuerzo deben ser nuestras armas ante el funesto escenario en el que nos movemos, uno donde el actual Gobierno no tiene a la cultura como una de sus prioridades, sino como una especie de mal que hay que ir eliminando paulatinamente. "




Estamos encantados de acoger en Castle Rock Asylum a uno de los escritores de fantaterror nacional más activo y al que conviene no perder la pista. Damos la bienvenida a Tony Jiménez:
-Para empezar, háblanos un poco de ti.
-¿De mí? Qué pronto queréis que empiece a aburriros. La verdad es que poco tengo que contar de mí. Soy un escritor malagueño de terror que tras años juntando palabras para uso personal decidió dar el salto a Internet, concretamente, a páginas de relatos. Al ver que, sorprendentemente, gustaban, me atreví a intentar publicar en papel, no sin unos buenos empujones por parte de gente que siempre tengo a mi lado, apoyándome. Los principios fueron duros, pero poco a poco me fui abriendo paso, descubriendo que quienes me publicaban estaban más locos que yo, por suerte para mí.
-Cuéntanos por qué elegiste especializarte en el género de terror.
-En realidad, yo creo que eso no se elige, que se fusiona con nosotros, los escritores, conforme leemos, crecemos y empezamos a juntar letras como locos. Es entonces cuando vamos eligiendo uno u otro género. Incluso los autores que afirman que ellos no se dedican a uno solo, sino a varios, tienen uno predilecto. Negarlo no tiene sentido, ni tampoco es malo dedicarse a uno, por completo o en un porcentaje mayor en comparación a otros. En mi caso, siempre me ha encantado el terror, tanto en la literatura como en el cine, sin olvidar otros ámbitos. Antes de que Stephen King me enseñara a amar el terror literario ya me encantaba gracias a genios como Lovecraft, Poe, Stoker, Matheson y Stine, y mejor ni hablar del cine que veía siendo peque. Recuerdo que al leer a mis ídolos siempre pensé que ojalá pudiera hacer lo mismo que ello, hilar historias, crear mundos de la nada, parir personajes y aterrorizar al lector con las pesadillas que nacieran de mi imaginación. Es un sueño hecho realidad comprobar hoy que lo hago, o al menos lo intento. Que el lector no duerma tranquilo es uno de mis objetivos. ¿Cómo no me voy a querer especializar en eso?
-¿Tienes alguna manía o habito especial a la hora de escribir?
-Pocas, por no decir ninguna. La única reseñable es que necesito varias horas por delante sin nada que hacer para poder sentarme y escribir a gusto. ¿El motivo? A veces me abstraigo tanto al escribir que cortar el proceso por alguna razón me enerva bastante, así que prefiero tener varias horas libres para poder escribir todo lo que quiera, hasta tener que parar sólo para tomarme un descanso, sin interferencias externas.
-¿Qué autores y obras te han influido más?
-Creo que nombrar a Stephen King a estas alturas sería hasta redundante, ja, ja, ja. En todo caso, no podría hablar de obras, sino más bien de autores, y hay mucho más que el de Maine entre mis referencias directas. Edgar Allan Poe, H. P. Lovecraft, Richard Matheson, Joe Hill, Clive Barker, Ramsey Campbell, John Katzenbach y R. L. Stine son los ejemplos más evidentes, y eso sin entrar en el terreno de los cómics, donde idolatro a Alan Moore, Garth Ennis, Brian Michael Bendis, Grant Morrison, Scott Snyder, Frank Miller y Jason Aaron entre muchos otros. La lista es larga a pesar de que King sea la principal influencia en mis obras, como bien atestiguan "Cinco tumbas sin lápida" y "Tormenta Sangrienta", aunque los otros autores están ahí, de un modo u otro, pero están.
-Eres un autor que empezó con relatos y que nunca ha perdido la oportunidad de participar en antologías y convocatorias de este tipo. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas frente a escritos de mayor extensión (y viceversa)? ¿Crees los autores noveles deberían empezar escribiendo relatos?
-La principal ventaja de un relato con respecto a una novela es que el impacto es mayor. Es un puñetazo directo al estómago, o debería serlo. Los giros argumentales que puedes añadir a una historia más larga, en estos casos deben ser mejor economizados, hasta el punto de que uno de ellos debería ser el final del cuento, dejando al lector con cara de circunstancia, o así debería ocurrir. Por supuesto, un relato se suele terminar antes que una novela debido a su extensión, aunque todo depende del proceso creativo del escritor, pero es lo lógico por norma general. ¿Desventajas? Un relato te obliga a ir a lo primordial, a que la historia prevalezca sobre los personajes, los detalles y lo que la enriquece. Por ejemplo, los protagonistas y la amenaza, en caso de existir una, no pueden desarrollarse, ya que ese espacio debe ir dedicado a que la trama avance. La novela sí permite un desarrollo tanto de los acontecimientos como de los personajes alrededor de quienes se producen. Podría poner muchos ejemplos más al respecto, ventajas y desventajas para novela y relato, pero yo creo que lo principal en ambos casos es el desarrollo y el impacto hacia el lector, sin olvidar el tiempo de lectura que le quiera dedicar éste a según qué trabajos. En ocasiones apetece una novela de más de mil páginas, y a veces hay más ganas de un cuento de cinco. Lo cierto es que es un tema que podría dar perfectamente para todo un interesante libro de ensayo, y además ya hay varios por ahí.
En cuanto a la pregunta sobre si los autores noveles deberían empezar escribiendo relatos, bueno, reconozco que soy de los que piensan que cada maestrillo tiene su librilllo, en especial en este universo de letras e imaginación. Uno tiene que ir a por lo que le funcione a él, sin pararse a pensar sobre cómo les va bien al resto de escritores, al menos no de forma obsesiva. Sin embargo, personalmente opino que sí, que los relatos son un buen entrenamiento antes de embarcarse en algo más largo, y no sólo para los autores noveles, sino para los veteranos. Escribir un cuento pone a prueba a ambos tipos de juntaletras por las razones antes mencionadas, regalar una historia corta en un breve espacio, un relato que debe tener sus personajes, su bien hilada trama, cierto desarrollo, su correcto desenlace y llegar al corazón del lector, que no sea sólo de usar y tirar. Cuando veo a autores publicando novelas directamente sin haber trabajado antes el relato me echo a temblar. Si hacemos un repaso a muchos de los mejores novelistas de la historia de la literatura, encontramos que además eran todos, o al menos la mayoría, grandes autores de cuentos. King, Lovecraft, Matheson, Barker y Poe tienen relatos tan buenos como sus mejores novelas. Por ejemplo, no son pocos lectores los que prefieren al King cuentista que al novelista, lo cual ya quiere decir mucho. Siempre he creído en ir escalando poco a poco, y pasar de relatos a novelas me parece lo más apropiado, sobre todo sin prisas, con paciencia, una de las principales armas que todo escritor debe utilizar con acierto en su carrera.
-Toca hablar de tu última novela y de su fantástica e inquietante portada. Háblanos de "El que se esconde" y de lo que nos encontraremos en sus páginas.
-Muchas gracias por el piropo hacia la portada. Almu CJ se supera a cada nueva colaboración que realizamos, y si ya las cubiertas de "Tormenta Sangrienta" y "Actos de Venganza: Edición definitiva" me parecen sobresalientes, la de "El que se esconde" me parece de matrícula de honor... como poco. Es su mejor obra hasta ahora, aunque tal y como mejora con cada nueva portada, igual con la siguiente es capaz de superarse por mucho.
¿Qué os encontraréis en "El que se esconde"? Una historia de fantasmas, ni más ni menos. He intentando trasladar la sensación de aquellos relatos alrededor de una fogata, o los narrados para aterrorizar a quienes intentan entrar en la casa encantada de turno, a "El que se esconde", fusionando el clasicismo de los cuentos fantasmales más clásicos con los más actuales, tanto de la literatura como del cine. Puertas que chirrían, ouijas que conectan con terrible seres del más allá, psiquiátricos abandonados, susurros bajo la cama, sombras que se mueven dentro del armario, leyendas urbanas, juegos aterradores que son muy reales, pasillos de hospital con la noche como escenario, antiguos cines que ocultan horribles secretos, cajas misteriosas... Todo eso y mucho más encontraréis en "El que se esconde", además de ahondar en el área más psicológica de los fenómenos sobrenaturales. En pocas palabras, he intentado dejar de lado el terror más físico de "Cinco tumbas sin lápida" y "Tormenta Sangrienta" para centrarme en un terror más hacia lo desconocido, hacia el terror psicológico con fantasmas y la locura de por medio. Espero haberlo conseguido. Vosotros, lectores, tenéis la última palabra.



-¿Es la novela más aterradora que has escrito?
-Debo reconocer que no me gusta lanzar halagos hacia mis propios trabajos, y siendo un escritor de terror, afirmar que es mi obra más aterradora sería provocar que el cruel bichejo del ego asomara su fea cabeza, así que pondré por delante las opiniones de los lectores de "El que se esconde". Y sí, hay mayoría en lo referente a que es mi novela más aterradora, incluso entre los que prefieren "Tormenta Sangrienta", quienes admiten que "El que se esconde" da más miedo. Es el mejor de los piropos. Siempre pretendo dar miedo con lo que escribo, pero en este caso deseaba ir más allá, provocar que el lector no pudiera dormir sin la luz encendida, y que incluso así le costara trabajo. Parece que lo he conseguido con unos cuantos. Hay que admitir que los fantasmas siguen dando mucho miedo, así que la elección del tema a tratar en "El que se esconde" ha ayudado bastante.
-Ya llevas publicado con varias editoriales, cuéntanos en qué se diferencia Dilatando Mentes de las demás.
-Uf, complicada pregunta. Es difícil porque ahora mismo estoy trabajando regularmente con tres editoriales cuyos editores tienen mucho en común, así que no va a ser fácil contestar a esta cuestión. La mayor diferencia radica en las ediciones de Dilatando Mentes, y no hablo ya de lo cuidadas que están, sino en todo lo que traen, una ingente cantidad de extras que llevan la experiencia de la lectura más allá. Es uno de los lemas de Dilatando Mentes, en realidad el principal, que sus libros sean algo más que páginas impresas llenas de letras que leer. Buscan una experiencia completa, que impacte en el lector de la cabeza a los pies, y para ello sus ediciones traen ensayos, añadidos conectados con la historia de la novela, prólogos muy especiales, notas del autor, ilustraciones, incluso algún que otro cómo se hizo para descubrir los secretos del escritor a la hora de hilar la trama. Y eso sin contar con todo lo que te da de regalo la editorial si pides sus libros directamente a ella, como por ejemplo, postales de las ilustraciones interiores. Una gozada.
-Por lo visto, las publicaciones de Dilatando Mentes, vienen acompañadas de varios extras literarios al más puro estilo DVD/Blu-ray. ¿Crees que esta práctica podría ser una de las formas de impulsar la literatura en nuestro país?
-Todo ayuda, y creo que los extras a lo DVD/Blu-Ray, nunca mejor dicho, aportan un plus al lector, un añadido bastante jugoso para disfrutar todavía más la lectura. No digo que sean imprescindibles para que el libro le guste al lector, pero consiguen completar un cuadro bastante agradable cuando eso ocurre. Las personas que se han acercado a las ediciones de Dilatando Mentes han agradecido mucho la incorporación de los mencionados extras, por lo que sí que me parece una gran manera de impulsar la literatura.
-Desde luego, eres uno de los autores que más apoyan a las jóvenes editoriales que proliferan bastante en un actual panorama literario que muchos consideran preocupante. ¿Qué opinas tú de todo esto?
 -Opino que el panorama es muy negro, pero pesimistas es lo último que debemos ser, y hablo por todos, desde escritores hasta editores, pasando por ilustradores, correctores, traductores... Con el pesimismo no se consigue nada, y si uno lo ve tan, tan oscuro, lo mejor que puede hacer es dejarlo y dedicarse a otra cosa. Siento decirlo tan a las bravas, pero una cosa es apegarse a la realidad y otra es ponerte a escribir una novela pensando que vas a ganar dos euros en el mejor de los casos, y eso si alguien te lee al final. Trabajo, insistencia, tesón, paciencia y esfuerzo deben ser nuestras armas ante el funesto escenario en el que nos movemos, uno donde el actual Gobierno no tiene a la cultura como una de sus prioridades, sino como una especie de mal que hay que ir eliminando paulatinamente. ¿Culpar a las grandes editoriales? ¿Culpar a los famosillos de tres al cuarto que sacan un libro que sólo sirve para decorar? En absoluto. Este mundillo también es un negocio, y hay que sacar dinero, así que toca publicar ciertos libros más allá de su calidad literaria, algo que suele ser muy subjetivo en muchos casos.
Ante este camino tan delimitado, y que las editoriales grandes no quieren abandonar en lo más mínimo, tenemos las editoriales pequeñas, las que más arriesgan y, curiosamente, las que más apuestan de un tiempo a esta parte por la literatura de género, es decir, por el terror, la fantasía y la ciencia-ficción. Y en abundantes ocasiones son ellas las que van marcando la dirección correcta a las grandes. ¿Quién no se sabe ya en el circuito literario cómo fue todo el tema del fenómeno "Juego de Tronos" en nuestro país? ¿Muchas editoriales grandes habrían apostado por la literatura Z si Dolmen no hubiera apostado por ella? Afortunadamente, las editoriales grandes se van abriendo a las políticas que las editoriales pequeñas llevan a cabo con mayor alegría. Desgraciadamente, lo van haciendo con una lentitud exasperante, pero escritores como Jesús Cañadas y Juan Cuadra, entre otros, son ejemplos geniales de que se puede escribir terror y fantasía al mismo tiempo que se trabaja con editoriales enormes. Hay mucho que cambiar todavía, y aunque se está haciendo, me temo que los pasos que se están dando van a una muy baja velocidad. Pero creo que vamos por el buen camino, que conste. Después de todo, ¿quién se hubiera imaginado hace diez años un panorama editorial como el de hoy en el campo del fantaterror?
Eso sí, no cambio mi experiencia con las pequeñas editoriales por nada. No es sólo que el trato sea mucho más personalizado, cercano y familiar, sino que permiten aproximarte a la realización del libro desde todos los aspectos posibles, pudiendo implicarte al cien por cien. Además, la atención que recibes es continua, algo que yo considero primordial. Nunca eres una simple pieza sin apenas importancia, sino un engranaje esencial en el que se vuelcan los editores todo lo que pueden y más. También debo añadir que crecer junto a una editorial es una experiencia única. Al fin y al cabo, las editoriales grandes también fueron pequeñas un día, y acogieron en su seno a autores que era meros desconocidos por entonces, y grandes estrellas hoy.
-Hace poco que nos has descubierto la existencia de Darkgate. Un cómic en el que estás implicado y que parece que aúna el género de superhéroes y el terror. ¿Qué nos puedes contar sobre este proyecto?
-Os puedo contar poco porque está prácticamente en pañales. Nace a partir de mi relato "La oscuridad que devora", protagonizado por un héroe llamado Dark, e incluido en una antología pulp que salió hace ya la friolera de tres años largos. Como gran amante de los cómics, siempre quise darle continuidad literaria al personaje, que se mueve en un mundo que mezcla la mitología de Batman con la de los mitos de Lovecraft, algo que hice en una novela corta que está valorando actualmente una editorial especializada en bolsilibros. En realidad, siempre he tenido ganas de realizar algún cómic, y el dibujante José Raúl Orte Crespo me propuso hacer algo juntos un par de veces, así que le pasé algún que otro relato de terror, fiel a mi estilo, demasiado largos para ponernos con un cómic que no acabase en un extenso tomo. Fue entonces cuando se me ocurrió pasarle el relato de Dark, el cual le encantó, poniéndose manos a la obra y pasándome las primeras páginas entintadas en cuestión de un par de semanas, tiempo récord, diría yo. Y atentos a la calidad que atesoran todas y cada una de las viñetas de Raúl, porque ninguna de ellas tiene el menor desperdicio. Lo que está haciendo es una maravilla, convirtiéndose en el otro padre de Dark, dando su propia versión de la historia que le pasé.
Los planes pasan por publicar un primer tomo, no tocho por supuesto, y continuar creando aventuras para Dark que naveguen entre el terror y el subgénero de superhéroes. Eso sí, los siguientes cómics no serían adaptaciones, sólo el primero, que llevaría el título del relato, "La oscuridad que devora", aunque en realidad se llamaría "Darkgate: La oscuridad que devora", para relacionar la historia con Darkgate City, la oscura urbe en la que se desarrollan las acciones justicieras de Dark. Tenemos suerte, porque un par de editoriales se han interesado por el cómic, aunque sin tenerlo terminado no queremos vender la piel del oso no ya antes de cazarlo, sino de escucharlo en el bosque. Vamos despacio, con los pies en el suelo, así que toca terminar el cómic, buscarle familia editorial y esperar que sea el primero de una serie regular. Por soñar que no quede.



-¿Cómo ha sido la experiencia de guionizar? ¿Te prodigarás bastante en este terreno?
-Está siendo tan buena como diferente a escribir una novela. Lo cierto es que incluso me parece complicada en algunos aspectos. Me cuesta acostumbrarme, aunque viñeta a viñeta me voy notando más suelto. Espero que el resultado sea satisfactorio, en especial para el lector. Ya me dirá Raúl qué tal cuando vaya leyendo las primeras páginas. En cuanto a si seré un habitual como guionista de cómics, me encantaría repetir la experiencia con los próximos números de "Darkgate", aunque como decía antes, paso a paso. Veamos qué tal le va al primero, y luego hablaremos. Además, hay algún que otro proyecto de cómic con Applehead Team Creaciones para crear algo cercano a "Historias de la cripta", así que me tendréis dando la brasa comiqueramente durante un tiempo, aunque no de forma exclusiva, tranquilos.
-Lo que nos tiene que quedar claro de ti es que eres todo un todoterreno. También estás a punto de lanzar el primer volumen de Here´s Johnny! un ensayo completísimo sobre toda la obra y adaptaciones de los escritos del gran Stephen King. Aparte de los problemas debido a que el maestro del suspense tampoco para de publicar, ¿has encontrado alguna otra dificultad más a la hora de enfrentarte a esta nueva muesca en tu culata literaria?
-Ese ha sido el mayor escollo, la verdad. Han aparecido otros, por supuesto, como el hecho de que es muy diferente escribir una novela que un ensayo (el estilo es completamente distinto), y todo el trabajo que lleva detrás el confirmar ciertas informaciones no demasiado claras sobre King, en especial cuando se referían a declaraciones realizadas por él. Con el transcurso de los años, el de Maine ha cambiado de opinión acerca de algunos temas, además de que ha sido más claro en cuanto a otros e incluso ha descubierto que no decía del todo la verdad con respecto a detalles de su vida personal. Por ejemplo, con el tiempo se ha aclarado lo que verdaderamente sentía King hacia el filme "El Resplandor", y no es que lo odiase. En realidad, siempre estuvo molesto con Stanley Kubrick por no aceptar su guión y cambiar tanto la historia principal que apenas quedó nada de ésta. Hemos tenido que ser muy precisos con este tipo de datos para no contradecirnos en el ensayo y, por supuesto, para no confundir al lector. Si en el libro dice una cosa, y luego el lector descubre otra diferente fuera, es que no hemos hecho bien nuestro trabajo de documentación. Eso ha llevado mucho tiempo y esfuerzo, aunque nada comparable al hecho de actualizar continuamente el ensayo, sobre todo el segundo volumen, que comprende la etapa más moderna del autor.



-¿Qué te está manteniendo ocupado estos días?
-Estoy dándole los últimos retoques al segundo volumen de "Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King" al mismo tiempo que escribo "El Hombre Lobo vs. el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", la secuela directa de "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago" que publicaré con Ediciones El Transbordador. Inmediatamente después me pondré con la siguiente novela de terror para Dilatando Mentes, la cual tendrá como escenario un bosque... y poco más puedo contar al respecto. Bueno, que será como si "La Niebla" de Stephen King se encontrase con "Silent Hill". ¿Os anima eso a leerla?
-Sabemos de tu afición por el cine, y nos gustaría preguntarte: Si pudieran adaptar alguna de tus obras, ¿Cuál sería y a quién elegirías para dirigirla y protagonizarla?
-Uf, por mí que las adapten todas. No te podría decir otra cosa, la verdad, aunque el tema de que una de mis obras acabe en la pantalla grande (o pequeña) no me quita demasiado el sueño. Es un extra, uno muy jugoso y de ensueño, pero no es a lo que me dedico en realidad. Prefiero continuar publicando y que mis trabajos lleguen cada vez a más lectores, a pesar de que el cine es una parte muy importante de mi vida, claro. Lo curioso es que suelo designar actores y actrices reales a mis personajes para tener claros sus rasgos físicos, por lo que no me costaría realizar un reparto para cualquiera de mis novelas, ¡ya los tengo! Sin ninguna preferencia concreta, me iré a por el de "El que se esconde", ya que es el título del que estamos hablando. Por supuesto, me encantaría que la dirigiese James Wan, y la protagonizarían Jeremy Renner y Kate Mara. Seguro que quienes se han leído ya la novela saben a qué personajes interpretarían.
-Nos gustaría saber la última película/serie que has visto, el último libro/cómic que has leído y la última canción o álbum que has escuchado y tu opinión.
-Uy, toca hablar de aficiones. Pues la última película que he visto ha sido "Expediente Warren: El caso Enfield"; me he ido a por la pantalla grande, y lo cierto es que la he disfrutado tanto como la primera entrega, e incluso más en alguna que otra escena, pareciéndome que están ambas al mismo nivel. En cuanto a series, actualmente me estoy poniendo al día de "Sobrenatural"; los hermanos Winchester son sagrados para mí, llevan ya once temporadas y podría verlos durante once más. Si hablamos de libros, actualmente estoy inmerso en la magnífica edición de "Los cantos de Maldoror" de, precisamente, Dilatando Mentes; tenía muchas ganas de volver a sumergirme en el horror que plantea este curioso título que hacía años que no leía. Y si nos vamos a por los cómics, estos días me estoy poniendo al día con "Batman" de Scott Snyder y Greg Capullo; para mí, una de las mejores etapas del personaje, a pesar de transcurrir en el reboot de los New 52. En cuanto a música, estos días no dejo de escuchar algunos recopilatorios de los Ramones, uno de mis grupos favoritos, que siempre me viene muy bien para ponerme escribir.
-Por último, si Tony Jiménez no fuera escritor, ¿a qué se dedicaría?
-Soy licenciado en Psicología, así que seguramente intentaría ganarme la vida tratando de ahondar en la mente de los hombres, ja, ja, ja. Estuve a punto de empezar los estudios de criminología, así que de no escribir igual estaría persiguiendo a alguna clase de Hannibal Lecter.
-Muchísimas gracias por dedicarnos un rato de tu apretada agenda. Esperamos con impaciencia que todos tus proyectos (los que acaban de salir a la luz y los que vendrán) tengan gran éxito y que sigas siendo uno de los mejores exponentes del género literario de fantaterror de nuestro país.
-Gracias a vosotros. Ha sido un auténtico honor visitar este acogedor psiquiátrico. Muchas gracias por vuestras amables palabras que han acompañado a tan magníficas preguntas, pero ¿ya me tengo que ir? ¿Me vais a echar? No, yo quiero una celda para mí. ¡No estoy cuerdo, por amor de Dios! ¡No estoy cuerdo!


lunes, 4 de julio de 2016

Lobo contra Perro de Raquel Mayarga Baños





Ronin Literario tiene apenas un año de vida. Pero en ese tiempo no ha dejado de apuntar maneras para convertirse en un todo un referente en el panorama literario español.

Comenzaron como un blog de reseñas para poco después descubrirnos que su afán por la literatura iba mucho más allá, al poner en marcha su propia editorial. Una centrada en la literatura de género (fantasy, western, artes marciales) nacional y, sobre todo, en potenciar la creación de género apenas trabajados aquí y que beben principalmente del mundo cinematográfico. Como es el caso de la obra que nos ocupa, que pertenece al género chambara (ficción samurai).

Su primera publicación física fue la reedición de Delbaeth Rising; Camino de Odio. Una bestial novela grimdark escrita por Victor Blanco y Gonzalo Zalaya. Actualmente tienen otro libro en formato físico (El Libro de las Fantasías Eróticas), acaban de realizar una convocatoria para una antología western con campaña en crowfunding y han puesto en preventa otro chambara bastante apetecible (El Hombre Sin Nombre). Pero la forma de edición que prevalece más en esta editorial son sus Series Literarias. Que presentan títulos de diversos géneros partidos en cuatro entregas (ofreciendo la primera totalmente gratis) que van disponiendo de forma gradual. La obra que nos ocupa inauguró este formato antes de pasar a ser compilado también en papel. Y es una propuesta que puede dar mucho de sí al lector y acabar hasta siendo el Netflix de la literatura.

Centrándonos en la obra que nos ocupa, Lobo contra Perro nos narra la misión que encomienda el enajenado shogun al respetado clan guerrero Inu ("perro" en japonés). Quienes deberán viajar a un templo de apacibles monjes que custodian un objeto que esconde más de un secreto. Y en medio de todo, el lobo y el perro volverán a mostrarse los colmillos y prepararse para la batalla final.

Como ya dejé claro, Lobo contra Perro no deja de ser una novela corta. Así que no pierde tiempo en arrancar. Al igual que es consciente de que su verdadero fin es el de entretener, con lo que la acción no tarda en hacer acto de presencia. Y aún con todo, Raquel no se queda en la superficie de lo que puede pensar cualquiera cuando escucha "novela de samurais" y saca algo de tiempo para mostrar al lector un poco de cómo funcionaba la sociedad de aquella época, el honorable código del bushido, algo de folklore o algunos términos nipones. Con esto, consigue mantener la atención de todos los fanáticos del chambara y la cultura japonesa y consigue que los profanos se interesen. Y si no, al menos no les sobre satura de información entre entrechoque de katana.

Aunque la premisa es simple, el desarrollo es bastante loable. Manteniendo un buen ritmo, aprovechando todos los elementos que dispone este género y la cruda y estupenda ambientación que ha escogido con esos fríos y montañosos parajes que enmarcan las mejores escenas de la novela.

El reparto de personajes de esta historia es bastante modesto. Y centran la atención en el dúo que protagoniza el duelo que anuncia el título. Siendo sin duda Haku, el que mejor sale parado gracias a toda esa historia que carga a sus espaldas y que tanto lo ha marcado e influenciado hasta convertirlo en el hombre que se nos presenta. Y que verá peligrar su redención con la llegada del clan Inu al templo Ginkagami. Obligándole a volver a convertirse en el implacable Lobo que fue antaño.

En cuanto a Somekawa, no será hasta la recta final cuando acabemos de entenderlo del todo. Haciendo que al terminar Lobo contra Perro, no sepas con exactitud de qué lado estás en este duelo.

La novela también trata el tema sobrenatural valiéndose de todo lo que oculta el objeto de la búsqueda que da comienzo a la historia. Esto puede desencantar bastante a los que prefieren centrarse en la trama central y terrenal. Pero que puede ser la guinda de este pastel literario para aquellos fans de películas como Ringu o Kairo (o en su defecto, sus remakes americanos). Y aún con todo, la autora aprovecha este elemento para relatar algunos pasajes de lo más asfixiantes y aterradores. Amén de que cobrará gran sentido en la historia en su recta final. Además, no olvidemos que en la sociedad Japonesa, aún a día de hoy, el misticismo y la superstición están a la orden del día.

La estupenda ilustración de la portada, también es obra de la autora. Y ensalza aún más la sensación oriental que desprende esta obra.

En definitiva, Lobo contra Perro resulta ser una lectura  refrescante, grácil pero contundente como la estocada de una katana. Que gustará tanto a los habituales del chambara como a los que quieran descubrir este género del que Ronin Literario, promete ser referente.

Agradecemos a la editorial que nos hayan facilitado la novela para poder reseñarla con todo el honor que se merece.