martes, 28 de abril de 2015

Crítica Marvel´s Daredevil por Rubén "Reaper" González





De todos será conocida la cierta rivalidad que existe entre las editoriales Marvel y DC cómics (más bien es cosa de los fans) que lleva a hablar largo y tendido de la calidad y fundamento de sus arcos argumentales y sus personajes y los posibles o supuestos plagios. Cuando las historias de estos personajes saltaron de las viñetas a otros medios audiovisuales, esto no cambió. Y hoy en día seguimos teniendo conversaciones sobre quién es mejor: si Marvel o DC.

Recordemos, por ejemplo, en el terreno de animación. Muchos podrían afirmar que DC tiene el poderío gracias a excelentes películas animadas como Batman: La Máscara del Fantasma, Bajo la capucha, Escuadrón Suicida, Justice League: The Flashpont Paradox. Mientras que en Marvel apenas podríamos defender Planet Hulk y poco más (a pesar de que nunca dejen de sacar títulos cuanto menos, entretenidos, e incluso se atreven a probar experimentos como mezclar el anime en sus historias, dándonos películas como Iron Man: La Rebelión del Technivoro o la arrasadora Big Hero 6). 
En cuanto a series de animación. Se sigue defendiendo, en general, la animación de DC, sobre todo a la serie secuela del Batman de Tim Burton a cargo de Bruce Timm y Eric Radomski. Y continuando con La Liga de la Justicia, Teen Titans o la reciente Young Justice. Y no, no niego la calidad de esas series (sobre todo la de Batman, la serie animada), pero no hay que olvidar que Marvel también tiene series como X-Men y la de Spiderman de 1994 (después la cosa degeneró demasiado con las series de este personaje), o la serie de Los Vengadores: Los Héroes Más Poderosos de la Tierra, que adaptaron (a su manera) un buen número de grandes arcos argumentales de las historias que implicaban a este supergrupo. Muchos habrán que lleguen a criticar las series de Marvel por ser demasiado infantiles. Cierto, en su mayoría así lo son, aunque DC tampoco se salva de ese punto. Y es que, al fin y al cabo, la animación está principalmente destinada al público infantil.

Pasamos muy rápido al mundo cinematográfico en donde, le pese a quien le pese, de momento gana Marvel. Aunque las adaptaciones fílmicas (más bien tv series) de ambas editoriales llevan bastante tiempo realizándose y que la película que de verdad inició la fiebre por realizar adaptaciones fílmicas superheroícas fuese de DC (Batman de Tim Burton). Marvel siempre ha conseguido que al gran público le interesen sus producciones (aunque al principio estas no empezasen con buen pie). Sobre todo gracias a Marvel Studios y su Universo Cinematográfico. Veremos si finalmente DC logra sacar adelante su propio universo fílmico que empezará a consolidarse con Batman V Superman: El Amanecer de la Justicia. Pero, de momento, Marvel lleva la delantera.

Y sí, ahora le toca el turno a la series de televisión live-action donde, es cierto, que DC ha estado siempre más activa que Marvel (aunque esta tenga una serie bastante recordada por el gran público, El Increíble Hulk). No me pararé mucho a hablar de series setenteras como la de Wonder Woman e iré a principios de milenio, donde las cadenas de televisión se afanaron en crear productos con más calidad y medios sobre estos personajes. Quizás, la serie más representativa, emblemática y recordada por el gran público sea Smallville, que llegó a tener 10 temporadas. La serie seguía los pasos de un joven Clark Kent mucho antes de convertirse en el Hombre de Acero (aunque esto no fue impedimento para unificar una especie de Liga de la Justicia, además de meter villanos de la talla de Metallo o Darkseid en los años mozos del kryptoniano). Pasando por la fugaz Birds of Prey. Un spin-off de Batman que tenía como protagonistas a tres mujeres muy relacionadas con el caballero oscuro. Tras el vacío que dejó Smallville, el canal CW decidió dar luz verde (y nunca mejor dicho) a Arrow, la serie del arquero de la Liga de la Justicia, Green Arrow. Protagonizada por Stephen Amell (Hung), ha logrado acertar de lleno en un buen número de espectadores. Esta serie cuenta con un spin off que sigue ganando espectadores para el canal: The Flash (y ya se está hablando de otro spin off con otro personaje de esas series: Atom). En medio está Gotham, una serie que no deja de dar bandazos y que nos lleva a las oscuras y terribles calles de la ciudad del hombre murciélago mucho antes de que este las patrulle con puño de hierro (a lo Smallville) y que protagoniza un joven Jim Gordon y una buena cantidad de conocidos futuros villanos de Batman (que no deja de crecer peligrosamente). Por otro lado más oscuro y mágico, tenemos las recientes series de un par de conocidas historias del sello editorial DC: Vértigo. Que son Constantine (que está al borde de la cancelación) y iZombie (otra de CW). Y en nada nos llegarán las series de Supergirl, Titans, Krypton y Lucifer. Como podéis comprobar, en los últimos años, DC ha realizado un buen número de series de televisión (de mejor o menor calidad y mayor o menor éxito). Y mientras, ¿Marvel qué?



Pues no fue hasta dar por terminada la Fase 1 del ambicioso proyecto cinematográfico de Marvel Studios, cuando se decidió dar el salto a la pequeña pantalla con Agentes de SHIELD. Serie estrenada en el canal ABC que, precisamente, no empezó con buen pie. Quizás porque mucha gente se esperaba que, como en los cómics homónimos, imperase la temática de espionaje. O que otros tantos creyesen que no dejarían de ver a superhéroes o, incluso algún Vengador (esa gente no se fijó mucho en el lema de la serie: No solo hace falta tener superpoderes para salvar el mundo). Y, aunque esto no es del todo verdad (por la serie han pasado un buen número de personas con poderes e incluso algunos villanos de los cómics y "vengadores" como Nick Furia o Maria Hill), lo cierto es que fue la propia serie quien, al comienzo, casi se ejecuta a sí misma al hacer pensar que se trataría de una especie de Fringe o Expediente X. No fue hasta el episodio que sucede tras la batalla entre el Dios del Trueno y el señor de los Elfos Oscuros en Thor: El Mundo Oscuro, cuando la serie empezó a remontar. Continuando con el episodio con Lady Sif como invitada especial persiguiendo a una fugitiva Asgardiana y llegando a su culmen con el episodio que sucede al mismo tiempo que Capitán América: Soldado de Invierno, que supondría todo un cambio para la propia serie. Actualmente se está emitiendo la segunda temporada, en la que se nota el gran cambio frente a la primera. Además de hacer que la serie empiece a no tener que ser dependiente de las películas introduciendo en el UCM un elemento que no saldrá en el cine hasta 2019.
Aún con todo, Agentes de SHIELD no fue una buena primera experiencia para Marvel Studios quienes, a pesar de todo, se atrevieron a contar el pasado de SHIELD con Agente Carter (esta vez en formato miniserie) en el que seguíamos al encantador personaje de Hayley Atwell (Black Mirror) tras terminar la guerra y haber perdido a su prometido en el Capitán América: El Primer Vengador y verse inmersa en una época en la que la mujer no tenía cabida en el mundo de los hombres. Una llamada de Howard Stark, quien ahora es enemigo público nº1 de América, la sacará de la inactividad: tiene que investigar el robo de un buen número de armas experimentales del genio multimillonario playboy que podrían poner en peligro a todo el mundo.
La serie, al igual que Agentes de SHIELD, no hizo más que expandir el UCM, además de darnos una buena historia e incluso un estupendo final que se interconecta con la ya mencionada Capitán América: El Soldado de Invierno. Pero lo cierto es que Marvel seguía sin tener una serie con tanto éxito sobre uno de sus héroes de cómic como DC.... Es ahí cuando entró en escena Netflix.



Netlfix es un canal muy especial que proporciona mediante tarifa plana mensual streaming multimedia  bajo demanda por Internet y de DVD-por-correo. Por tanto, trabajan mucho sus series que al estrenarse lo hacen con todos los episodios que conforman sus temporadas. En su catalogo encontramos series como House of Cards, Orange Is The New Black o Hemlock Grove. No era raro que se interesasen por Marvel Studios y su popular UCM. Pero no solo decidieron realizar una serie, tampoco solo dos... sino cuatro series individuales que convergerían en una sola titulada Los Defensores (si Los Vengadores arrasan en cines, por qué no va a hacerlo otro supergrupo en televisión), siendo Daredevil, Jessica Jones, Puño de Hierro y Luke Cage, los elegidos para conformar este grupo de particulares justicieros que explorarían el lado más oscuro y humano del UCM, siendo la primera serie la dedicada al Hombre Sin Miedo, pero antes de meterme de lleno en la crítica de la serie responderé a esta pregunta: ¿Quién es Daredevil?

Matt Murdock era un muchacho que se crió en Hell´s Kitchen, un conflictivo barrio de la ciudad de Nueva York. Fue abandonado por su madre y criado por su padre, el boxeador Jack "Batallador" Murdock, Un trágico día, al salvar a un anciano de ser atropellado por un camión, sus ojos son rociados con el contenido radioactivo que transportaba el vehículo, dejándolo ciego. Pero, a pesar de perder un sentido, la radiación agudizó sus demás sentidos a niveles superhumanos (podía oír a kilómetros de distancia y hasta tras las paredes más gruesas, identificar a una persona por su olor, leer solamente pasando las yemas de sus dedos y notando la tinta impresa, e incluso saber si una persona miente gracias a los latidos de su corazón), y llegó a dominarlos y a aprender las artes marciales gracias a su maestro invidente Stick. Con un gran sentido del deber, el joven Murdock decidió convertirse en abogado para limpiar las calles de su barrio de los criminales, pero cuando la ley no consigue escarmentar a los culpables, adopta el disfraz de Daredevil para impartir su particular justicia ciega.



El personaje ya había aparecido en la pequeña pantalla en la serie de El Increíble Hulk y tuvo en su día una adaptación fílmica en la época en la que los estudios cinematográficos tenían en su poder los derechos de un buen número de importantes personajes, que la editorial vendió para lograr salir de la crisis que la afectó en la década de los 90. La cinta estuvo protagonizada por Ben Affleck (Persiguiendo a Amy. Argo) y, aunque tenía un buen número de personajes sacados directamente de las viñetas, y fue una decente película de acción, lo cierto es que no le hizo NADA de justicia al personaje (hasta Kingpin era negro) y no pasó de ser un simple videoclip largo de varios grupos Nu-Metal de principios de milenio (destacando a Evanescence). Por eso, la mayoría no confiaba demasiado en esta serie. Y, lo cierto es que incluso yo tenía mis serias dudas al principio por culpa del reparto escogido. Charlie Coxx (Stardust) no me parecía físicamente al personaje, al igual que Elden Henson (El Efecto Mariposa), quien da vida a Foggy Nelson, fiel compañero de Murdock. Además de cambiar de raza al personaje Ben Urich. Pero todo cambió al empezar a tener los primeros detalles de la serie, que hablaban de dar una gran dosis de dura realidad al UCM teniendo como referencia a series como The Shield o The Wire. Luego llegaría la imagen oficial que nos mostraría un Matt Murdock enfundado en un traje que era claro homenaje al primer atuendo que llevó el justiciero en The Man Without Fear del gran Frank Miller (Sin City, Batman: Año Uno). Y, finalmente, visionaría el trailer que me hizo segregar tanta saliva como el primero de Los Vengadores: La Era de Ultron... ESE SÍ QUE ERA DAREDEVIL. AQUELLA SÍ QUE ERA HELL´S KITCHEN. Así que cuando Netflix estrenó los 13 capítulos que componían la serie, no perdí tiempo en vérmelos, y ya no sorprendo a nadie si digo que ME HAN ENCANTADO.

Ahora sí, entremos de lleno en la crítica de esta serie:

Marvel´s Daredevil nos sitúa poco después de los acontecimientos ocurridos en la película Los Vengadores. Con el barrio reconstruido tras la gran batalla entre los héroes más poderosos de la tierra y el ejército chitauri comandado por el ambicioso Loki. Pero, aunque los alienigenas ya no supongan un serio problema para los ciudadanos, otras amenazas más humanas no solo no han desaparecido, sino que han aumentado y se han aferrado al lugar como un infecto parásito: traficantes, ladrones, asesinos y ambiciosos mafiosos. Una clase de amenazas que héroes como Capitán América o Thor no suelen hacer mucho caso. Hace falta otra clase de héroes más cercanos al ciudadano de a pie... y el primero de ellos en emerger será Daredevil.

La serie empieza de forma muy potente, sin hacerse esperar. En los primeros diez minutos ya se nos habrá presentado al protagonista y ya estaremos listos para hacer frente a lo que se avecina... una gran serie que nos cuenta los orígenes de Daredevil. Pero tranquilos, no esperéis que siga TODO el camino que llevó a Matt Murdock a convertirse en un vigilante enmascarado. Gracias a unos puntuales flashbacks (esto podría recordar a Arrow) se nos revelará momentos clave del pasado del personaje. Porque lo verdaderamente importante es el presente de Murdock.



Si hay una frase que muchos estaremos cansados de escuchar es esa de "Marvel (Studios) solo hace películas para niños o de corte muy infantil" haciendo hincapié en los trabajos de DC cómics. Y permitan me decir que aquellos que se creen esas palabras están MUY equivocados... Aún hace un par de días que revisioné Iron Man, la película que dio inicio al UCM. Y ya aquí teníamos una buena dosis de violencia y temas oscuros. El protagonista era capturado por un grupo terrorista sin ningún escrúpulo que quería una nueva arma con la que masacrar inocentes. En todas las películas hemos tenido momentos bastante oscuros. Pero lo que Marvel Studios sabe es que, al final, lo que busca es entretener al espectador. Y ello se consigue con la mezcla perfecta de elementos (al fin y al cabo, están contando historias en las que un multimillonario vivelavida crea una armadura invencible o un doctor que se expone a radiación acaba convirtiéndose en una gigantesca criatura verde). Muchos fans de DC se jactan de que sus películas son mejores porque son mucho más oscuras y reales y sin chistes (¿el Joker no contaba chistes? ¿O es que vi una película diferente?). Pues bien, esta serie hará callar muchas bocas. Daredevil arroja una buena cantidad de oscuridad al UCM, llevándonos a tétricos callejones a pesar de encontrarnos en la misma ciudad en la que vive Iron Man. El tono que maneja es perfecto para el personaje. Además, al no estar sujetos a una cadena como ABC que debe adecuar sus trabajos para que lleguen a toda clase de públicos, tienen más libertad a la hora de mostrar violencia. Pero tranquilos, no será explícita (aunque no podremos evitar que la sangre salpique de vez en cuando la pantalla). De todos modos, esta serie no es muy adecuada para niños y jóvenes espectadores. Daredevil y el resto de series en las que trabaja Netflix están pensadas para una clase de público más adulto. Sus tramas y personajes así lo requieren.
De hecho, podríamos atrevernos a comparar esta serie con Batman Begins. Al igual que la cinta de Nolan, esta serie trata los comienzos de un vigilante enmascarado que opera en la noche. Y no hay que usar mucho la imaginación para encontrar en Hell´s Kitchen, una suerte de Gotham City.


Todas las dudas que tenía con Charlie Coxx se disiparon nada más terminar el primer episodio... ÉL ES DAREDEVIL. En las entrevistas, el actor siempre dice que nunca se vio como un superhéroe, pero ha dejado claro a todo el mundo lo equivocado (y equivocados) que estaba/estábamos. No solo como Daredevil, ha conseguido darnos un Matt Murdock que ha acabado sepultando la interpretación de Ben Affleck. La difícil (o al menos, complicada) tarea de interpretar a un ciego ha logrado superarla, y con nota. Sin duda, te crees que es ciego. Y cuando toca ponerse la máscara, tenemos a un duro y frío justiciero que hace que el Green Arrow de Stephen Amell se quede en pañales.

Si hablamos del héroe, tenemos que hacerlo también del villano: Wilson Fisk (aún no lo conoceremos como Kingpin), que da vida el conocido actor Vincent D´onofrio (La Chaqueta Metálica, Men In Black). Muy pocas veces podemos encontrarnos a un villano tan bien construido como este. Mucho se preocupan los autores en crear al héroe cuando se debería usa ese mismo esmero (o más) con el antagonista, ya que al final, ¿qué es el héroe sin el villano? Aunque al final podríamos incluso tildar a Fisk de peculiar antihéroe. Al fin y al cabo, quiere lo mismo que Daredevil, aunque para alcanzar el objetivo use métodos mucho más mezquinos. Sí, estoy defendiendo al villano. Y cuando terminéis de ver la serie diréis lo mismo que yo. Y es que no solo el personaje está magistralmente perfilado, revelándonos también su génesis y siguiendo su particular día a día,  es que además D´onofrio hace suyo el papel. Lo dota de la fuerza que un personaje como Wilson Fisk necesita. Si de algo está carente Marvel Studios es de villanos con todas las letras. Y sí, hemos tenido unos cuantos, pero reconozcamos que salvo la pequeña dosis de Thanos que hemos tenido en Guardianes de la Galaxia y el implacable Soldado de Invierno (que no es un verdadero villano) y a falta de comprobar si los trailers le hacen fe a Ultron en la secuela vengadora, todos los villanos a los que se han enfrentado nuestros héroes quedaron muy por debajo de lo esperado o requerido para una historia de superhéroes.... algunos incluso, más de lo debido (como es el caso de Iron Man 3). Así que es de agradecer el Fisk de D´onofrio, que demuestra que un villano no se considera una peligrosa amenaza por la cantidad de armas mortales, secuaces y ambiciones de dominación/destrucción mundiales.
Por supuesto, no viene solo. Y todos los antagonistas tienen sus (grandes) momentos. La aparentemente encantadora y tranquila señora Gao, los ambiciosos hermanos rusos, Nobu y el contable Leland Owsley (personaje MUY diferente a su homólogo en las viñetas, pero que casa a la perfección con el conjunto de la serie). Aunque de todos ellos, hay que destacar a la mano derecha de Fisk: James Wesley. Al igual que su jefe, nos da grandes momentos, en los que vemos a los villanos con otros ojos.



Al igual que con Coxx, Elden Henson me hizo tragar mis palabras. También ha hecho suyo al personaje de Foggy Nelson, transmitiéndonos un gran sentimiento de camaradería cuando lo vemos con Matt. Y siendo un gran alivio cómico con sus chistes y ocurrencias (aunque no siempre será así). Por su parte, Deborah Ann Woll (True Blood) no se queda atrás, aunque nos deja con las ganas de empezar a ver una Karen Page más apegada a los cómics.
Es una serie con unos personajes tan bien hechos, que incluso verdaderos secundarios como la señora Cardenas consiguen ganarse un huequecito en el corazón del espectador.



Si algo hay que alabar de Daredevil, esas son sus escenas de lucha. No hay ninguna que te permita apartar la vista de la pantalla. Todas son dignas de volver a visionar una y otra vez. Están excelentemente coreografiadas y filmadas (destaco especialmente la del final del segundo capítulo). Y nos dan una gran dosis de realidad... me explico. Estamos acostumbrados a ver como el héroe sale sin un rasguño de las peleas. Pues este no es el caso. Matt no deja de ser un ser humano, sangra como todo el mundo. A pesar de sus potenciados sentidos y su entrenamiento, él no tiene un martillo mágico o cató el suero de supersoldado. Por lo que en cada batalla se lleva dolorosos recuerdos, así que veremos al héroe dar... pero también recibir. Acercándose más a la realidad, ¿no? Por cosas como esta, no dejo de repetir que Daredevil es la mejor serie de superhéroes. E incluso se llega a igualar con muchas grandes películas del género, ya que la calidad que muestra es digna de cine. De hecho, tal como pasó con True Detective, esto se podría considerar como una película muuuy extendida. Su guión está pensado para eso. Por lo que la serie podría hacerse esperar para aquellos que la vean gradualmente (por ejemplo, Wilson Fisk tarda unos cuantos episodios en aparecer). Por lo que recomiendo reservar con antelación un fin de semana para verla y disfrutarla como debe ser.

¿La serie es fiel? Pues aunque no he leído TODO lo escrito sobre el personaje, pongo la mano en el fuego y diré que sí (y he comprobado que los expertos en el personaje lo confirman). Sobre todo tiene mucho del trabajo de Frank Miller. Y no se olvidan de algo que define a Matt Murdock: su fe. Porque sí, este personaje es católico. De hecho, la serie arranca con una confesión de Matt y tiene unas cuantas visitas al cura de confianza del particular abogado que nos regala estupendos diálogos. Yo ya estoy babeando ante la posibilidad de ver alguna temporada dedicada a Born Again...
Además tenemos al personaje de Stick, mentor de Matt. Cuya trama no se cierra del todo, abriendo unas cuantas jugosas posibilidades para la próxima (y confirmada) temporada.

Atentos a los easter egg´s, guiños y homenajes de los que está plagada la serie. Desde la mención de cierta novieta rusa de Matt y el misterioso tirador contratado por Fisk (¿Alguien ha dicho Elektra y Bullseye?). A portadas de periódicos protagonizadas por algún que otro Vengador y a la cinta coral. Un guiño a la editorial pre-Marvel. La mención de un lugar que bien podría ser la ciudad que vio nacer a Puño de Hierro. A un personaje ataviado con unas ropas que recuerdan a cierto clan Ninja muy ligado a los cómics de Daredevil. Y ya solo el personaje encarnado por Rosario Dawson (Sin City, Clerks II), una enfermera experta en superhéroes, es ex novia de Luke Cage.

Y como no todo va a ser bueno (y no quiero que se me acuse de fanboy Marvel), diré que lo único que me chirría de la serie, es la recta final. Desde que finiquitan a dos personajes a los que veía gran potencial, parece que la serie avanza a pasos agigantados a su inevitable final. Con un enfrentamiento final entre Daredevil y Fisk que, aunque no dejó de ser increíble, me pareció bastante fugaz y mal aprovechado.

Aclaro para muchos impacientes, que no veremos a Murdock con un traje más "profesional" hasta el último capítulo. Un traje que, recuerdo, no será el definitivo y que, sin duda, se adecua (como el personaje de Owsley) al tono de la serie.

No hay duda de que Daredevil acaba de marcar un antes y un después a la hora de adaptar personajes de cómic y tratarlos como se debe. Y de ofrecernos un producto del género de impecable calidad que pone en entredicho eso de que DC es el rey en cuanto a series de televisión se trata. Y es que, en nada, nos llegará la nueva serie de Netflix y Marvel Studios: Jessica Jones. Más las otras dos y la serie coral (y la posibilidad de una serie de The Punisher que inicie otro supergrupo televisivo aún más extremo). Además de las series de ABC Agentes de SHIELD y Agente Carter, hacen que cada vez, Marvel termine por ganarle el puesto a DC.


Lo Mejor: Los personajes y las escenas de lucha.

Lo Peor: Un final y último duelo bastante previsibles.




0 comentarios:

Publicar un comentario