jueves, 26 de marzo de 2015

Crítica: Rick y Morty por Rubén "Reaper" González






Hoy vengo a hablaros de una serie que he devorado en tan solo un par de días. ¡Y no es para menos! Rick y Morty ha sido uno de los mejores descubrimientos de lo que va de año.
Aventuras interdimensionales. Rebeliones perrunas. Alienígenas pudorosos y muchas más locuras os esperan en Rick y Morty.

La serie sigue los pasos de la familia Sanchez desde el momento en el que el abuelo Rick se va a vivir con ellos. Rick es un gran inventor, pero también es un viajero interdimensional que arrastrará a su nieto Morty en cualquier alocada e imposible aventura que se le presente.

Me acerqué a esta serie pensando que me encontraría una especie de Historias Corrientes más friki. Pero si algo tiene Rick y Morty, es que no engaña como pueden hacer series como Hora de Aventuras y Tito Yayo que llegan a tratar temas bastante adultos pero no saliendo nunca del enfoque infantil. Esta serie está pensada ya para un público juvenil y adulto como ocurre con Padre de Familia o El Show de Cleveland. Y eso se agradece.




La serie empieza de una de las maneras más brutales y rompedoras que he visto en mucho tiempo. Y es prueba de fuego para encantar o no al espectador. Si eres de los primeros, enhorabuena. La serie no te defraudará para nada.

Rick y Morty nació como un rudimentario cortometraje creado por Justin Roiland que logró llamar la atención de Adult Swim, canal que contrató a Dan Harmon (Community) para convertir el corto en una serie (comentar que Roiland dobla a los dos protagonistas en la versión original).

Es una serie que todo amante de la ciencia ficción, fantasía y terror no debería dejar escapar. Está repleta de guiños, homenajes y parodias de grandes películas, series, novelas... del género. Para empezar, queda claro que la pareja protagonista son una suerte de Doc y Marty McFly llevados a los extremos que solo una irreverente serie como esta podría llegar. Pero la cosa no se queda ahí. Películas como Origen, Pesadilla en Elm Street, Parque Jurásico serán tocadas por esta serie... ¡y eso solo en los dos primeros episodios!




Queda claro que el humor es patente en toda la temporada. Desde el más inteligente y científico, hasta el más zafio y negro, pasando por el friki (entiéndase que uso la palabra de la forma más cariñosa posible). Además de tener momentos de pura crítica social, que harán de Rick y Morty una serie imperdonable de no visionar.

Hablemos un poco de los personajes. Para empezar, tenemos a Rick, el protagonista indiscutible de la serie. Un anciano malhablado y borrachuzo que a primera hora de la mañana fabrica un mini-robot con inteligencia artificial tan solo para que le pase la mantequilla, y que por la tarde se ve enfrentándose a la posible extinción de la raza humana, que se acaba de convertir en una horda de monstruosos híbridos mantis con lujuriosos deseos carnales hacia Morty. El susodicho, es un adolescente "algo" alelado, que es todo un cero a la izquierda y que vive en un ambiente familiar bastante disfuncional, con unos padres que están continuamente rozando el inminente divorcio. Para más inri, su abuelo lo utiliza como compañero y cabeza de turco en cualquier trapicheo interdimensional o misión inimaginable.
Pero la cosa no queda solo en la pareja protagonista. Lo bueno de esta serie es que hasta se atreve a rozar la sitcom familiar, ya que la familia Sanchez al completo tendrá su momento. Desde Summer, una adolescente preocupada por su reputación en el instituto. Beth, una veterinaria/cirujana de caballos bastante insegura e infeliz, y Jerry, el bobalicón padre de familia y mediocre publicista. Mientras Rick y Morty se embarcan en sus particulares aventuras, podremos ver cómo influirá en el núcleo familiar cosas como una caja repleta de sonrientes criaturas ayudantes de brevísima existencia o un visor que les permite ver a traves de los ojos de sus otros yo´s desperdigados por el multiverso.




Aunque en los primeros episodios parece que van a tirar por las aventuras autoconclusivas, a los pocos capítulos vemos como comienza a formarse una continuidad. Cosa que hace aún más fastidioso que la serie sea de brevísima duración: 11 episodios. Aunque es comprensible que una serie de estas características tenga una primera temporada algo corta para ver si funciona y tiene aceptación ante el gran público (recordemos las veces que Futurama fue cancelada).

La animación es básica, pero limpia y efectiva. Otra clara seña de identidad para Rick y Morty.

Rick y Morty es una serie que engancha y que te terminarás enseguida, como hice yo. Una verdadera joya a la que apreciar y echar rápidamente el guante. Recomendada al 100%

En España la emite el canal TNT que espera estrenar la segunda temporada a finales de este año.

WUBBA LUBBA DUB DUB!


 


Lo Mejor: Lo alocado de su propuesta y sus continuos homenajes/guiños/parodias al género sci-fi/horror/fantasy


Lo Peor: La brevísima duración de su primera temporada.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada