Castle Rock Asylum

Bienvenidos a la locura.

Train To Busan, de Yeon Sang-ho

Crítica por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Resident Evil: El Capítulo Final, de Paul W. S. Anderson

Crítica por Rain Cross.

La Sala Común: Trollhunters T.1

Por Rubén "Reaper" GonzáleZ.

Entrevista al equipo de Tu última noche en la Tierra

Por Rain Cross.

Colabora

Colabora con nosotros.

viernes, 31 de octubre de 2014

Aquelarre por Rain Cross


—¿Estás segura de que es por aquí? —preguntó Andrea algo nerviosa.
—Sí, pesada —contestó Lucy, su amiga de la infancia—. Tranquila, que sólo vamos a ser unas seis personas.
Andrea asintió. No le gustaba salir la noche de Halloween; prefería quedarse en casa y ver una buena película de terror, o mejor aún, sumergirse en sus libros de espiritismo. Pero Lucy había insistido. Caminaban por el paseo marítimo de una playa alejada de la ciudad. Habían varios grupos de personas repartidas por la arena disfrazada: zombis, brujas, demonios...
—¿Y por qué hacen una fiesta perdida en la playa y no en un local, cómo todo el mundo?
—Pues porque es Halloween, la noche de las brujas, es un día ideal para salir y ver las estrellas. Además,  quieren hacer una hoguera —Lucy la miró con una sonrisa en sus labios.
Andrea suspiró y siguió a Lucy. Empezaron a caminar por la arena.
—Es por aquí —afirmó Lucy y la adelantó.
Andrea la vio contoneándose con sus shorts tejanos cortos, una chaqueta fina rosa palo y unas chanclas. «Se estará congelando el culo, seguro» pensó Andrea y sonrió. Su pelo castaño estaba al viento. Andrea había optado por una sudadera con capucha y unos pantalones largos, todo negros y el pelo rubio recogido en una trenza; sus botas empezaban a estar llenas de arena.
—¿Falta mucho? —Andrea alcanzó a su amiga.
—¿Ves esa luz? Es allí.
Andrea agudizó la vista y vio una hoguera a unos metros de distancia. A medida que se acercaban comprobó que Lucy tenía razón, sólo habían dos chicas y dos chicos más, todos de su instituto, sentados alrededor del fuego.
—¡Feliz Halloween! —saludó David, un chico delgaducho moreno, y se levantó al verlas.
—¡Feliz Halloween! —contestó Lucy con entusiasmo.
El resto les saludaron también. Estaban Stacy, una chica con el pelo corto rojo con la que había hablado un par de veces, Tamara, una de las más populares del instituto y Christian, uno de los matones un curso más mayor que ellos. Un grupo muy variopinto, quizá demasiado. Andrea les miró, era extraño que se juntaran.
—Bien, ahora que estáis aquí, podremos empezar.
Todos se levantaron y cogieron unas mochilas que tenían al lado de la hoguera. «La bebida, seguro» pensó Andrea, pero en vez de eso, sacaron unas largas telas negras.
—¿Pero qué? Lucy, ¿qué se supone que es eso? —preguntó perpleja Andrea.
—¡Sorpresa! —dijo mientras les entregan la tela negra. Andrea la desdobló, eran túnicas—. Sabemos que te gustan mucho las películas de terror y esas cosas. Que lees sobres espíritus y brujas, y hemos pensado que, bueno, podríamos jugar con lo oculto ésta noche —añadió con voz misteriosa.
—¿Pero? ¿Por eso has insistido tanto en que venga? Y vosotros, ¿qué hacéis aquí? —Andrea estaba perpleja «Pero que se creen estos».
—Es que a nosotros también nos gustan esos temas. Tamara y yo estábamos buscando gente para montar una especie de aquelarre, y encontramos a Stacy y a David. Después se nos unió Lucy, y nos dijo que tú sabías cosas, pero que no te unirías a nosotros ya que eres… ya sabes, antisocial. Y pensamos en esta encerrona —dijo Christian con normalidad.
Andrea no podría creérselo. Estaba enfadada con Lucy por haberle mentido, y por la trampa que le habían hecho. No le caían bien esos chicos, nunca hablaban con ella e incluso Tamara la había llamado ‘bicho raro’ más de una vez. Pero en el fondo se sentía alagada. Habían hecho todo eso por ella, porque ella era clave, y al fin tenía a alguien con quien compartir su pasión por lo oculto.
—Podría irme ahora, ¿sabéis? Por haberme engañado, pero —Se puso la túnica—, por una vez haremos algo que me gusta —sonrió.
—¡Genial! —dijo Tamara—. Pero esto que haremos hoy debe quedar en secreto, así que bueno, seguiré llamándote bicho raro y cosas así en el instituto.
—Lo suponía, pero aquí señores —Les miró a todos—, mando yo —Todos asintieron, Andrea sonrió con satisfacción—. Bien, ¿y qué queréis hacer? ¿Un hechizo, tal vez? ¿Una invocación?
—Habíamos pensado en esto —Stacy le pasó un viejo libro.
No tenía título y estaba muy gastado. Sus hojas se encontraban amarillentas por el paso de los años, y al abrirlo Andrea notó el inconfundible olor a moho. Ojeó sus páginas atentamente. No eran un libro de hechizos, era uno libro de invocaciones a demonios de otro tiempo.
—¿Estáis seguros de esto? —preguntó preocupada.
—Claro, será divertido —contestó Lucy—. Intentaremos invocar a un demonio, nos asustaremos y beberemos.
El resto asintió y rió, todos menos Andrea. Ahora lo entendía mejor, eran unos aficionados, unos críos que querían jugar a ser brujos, pero que no creían en ello.
—Puede ser peligroso —dijo Andrea con preocupación.
—Sí, puede que nos cortemos con una de las hojas de ese mugriento libro —Christian le quitó el libro de las manos—. Vamos, ¿no me digas que crees en estas cosas?
Andrea se quedó en silencio. Había leído mucho sobre el tema, y había hecho algún hechizo, pero nunca daban resultado. Pero aquél libro tenía algo que le inquietaba.
—¿De dónde lo habéis sacado? —quiso saber.
—Lo encontré en un mercadillo de antigüedades. Fui con mis padres, que les encantan esas chorradas. Lo vi y tuve que comprarlo, pensé que sería perfecto para pasar un buen rato —dijo David.
—No me gusta —Andrea estaba nerviosa.
—Joder, tía, no me digas que tienes miedo —dijo Christian con tono burlón—. Pero si es sólo un estúpido libro viejo —Se lo acercó a la cara.
—No, yo —empezó a decir entrecortadamente. Se sentía incómoda ante ellos—. Está bien —accedió.
—Perfecto, entonces todos a rodear la hoguera.
Los seis se pusieron en torno a la hoguera. Christian seguía con el libro y lo empezó a leer.
 —A ver, ¿cuál os gusta más: Mictian, el dios de la muerte azteca o Damballa, dios del voodoo del mal? —dijo Christian con voz siniestra.
—Damballa, ése es nuestro demonio —contestó Tamara.
—Me parece bien —añadió David.
—A mi también —dijo Stacy.
—Damballa entonces —sentenció Christian y empezó a repetir en voz baja la invocación para poder memorizarla.
Al oír una y otra vez ese nombre, Andrea sintió un escalofrío en todo el cuerpo. «Esto no es buena idea, no señor, es una pésima idea —pensó, inquieta—, podría irme y dejarle. Que les den, no son mis amigos —Intentaba auto convencerse Andrea—. Pero Lucy sí lo es, y si le ocurriera algo… Debo quedarme» decidió al din.
—Bien, daos la mano —dijo Andrea y todos le hicieron caso sin rechistar—. Ahora, debemos concentrarnos mientras Christian recita la invocación.
—Está bien, estoy preparado —Dejó el libro en el suelo y empezó a dar saltos cómo si se estuviera preparando para un partido de fútbol. «Pero qué estúpido es», pensó Andrea—. Bien.
Christian recitó unas palabras en francés que Andrea no podía comprender. Sólo alcanzó a entender el nombre del demonio que intentaban invocar: Damballa.
El fuego de la hoguera era hipnótico, y daba un aura espectral en la oscura noche de luna llena de Samhain.
De repente, el fuego se apagó en un soplo de aire helado.
—¡Que buen efecto! —dijo entusiasmado David.
—Sí, que oportuno el viento —añadió Andrea con ironía.
Christian siguió repitiendo las palabras que había memorizado del viejo libro una y otra vez.
El fuego volvió de pronto, pero sus llamas eran verdes. De él, surgió un hombre alto, calvo y de piel negra como el carbón. Tenía una calavera blanca pintada en la cara, y sus ojos eran de un verde brillante, sobrenatural. Llevaba un trozo de tela atada a la cintura y un bastón con una cabeza de serpiente en lo más alto.
Todos gritaron y se separaron.
—¡No! ¡No os soltéis! ¡Si os soltáis podrá salir del círculo! —gritó Andrea con desesperación.
Vio como Damballa les arrancaba el corazón a sus compañeros de instituto uno por uno en cuestión de segundos.
Andrea se quedó paralizada. Estaba en shock ante todo lo que estaba presenciando. «No puede ser real, no puede ser real», repetía en su cabeza.
Damballa, el dios voodoo del mal se acercó a ella lentamente. Sonrió y dejó a la vista una hilera de colmillos y una lengua viperina. Se detuvo frente a ella y le lamió el rostro.
—¿Qué quieres? —preguntó Andrea entre sollozos.
—Lo mismo que querías vosotros de mí, pasar un buen rato —contestó con acento francés y se abalanzó sobre ella.

La poseyó y expulsó el alma de Andrea al inframundo. Cuando abrió los ojos, estaba en una pequeña jaula colgada del techo. Vio a sus compañeros siendo torturados por seres demoníacos entre gritos de dolor. Su amiga Lucy, la razón por la que se había quedado aquella noche, estaba desmembrada sobre una gran mesa de madera aún con vida. Andrea cerró los ojos deseando que todo fuera un sueño. Deseando jamás haber jugado con fuerzas ocultas en esa noche de Halloween.

 

¡Feliz Halloween! por Rubén "Reaper" GonzáleZ


Todo el barrio había sido invadido por un curioso ejercito de pesadilla: diablillos armados con tridentes de plástico, esqueletos de huesos fosforescentes, brujas de puntiagudas narices de goma, vampiros a los que aún no se le habían caído los primeros dientes de leche, momias envueltas en papel higiénico… todas aquellas pequeñas criaturas eran liberadas en esa noche del año con un único objetivo: hacerse con la mayor cantidad de dulces de los incautos mortales que osaban abrirles la puerta de sus casas. “Truco o trato” vociferaban a coro los monstruosos seres a la víctima, que debía decidir si entregarles una buena cantidad de chucherías o, por el contrario, debería aguantar las bromas de aquellos insatisfechos personajillos.
Carl formaba parte de aquella legión de criaturas de la noche que arrastraban sus abultados sacos repletos de deliciosos dulces que devorarían nada más volver a sus casas. Este año el pequeño había decidido convertirse por unas horas, en la abominable creación del doctor Víctor Frankenstein. Su madre le había maquillado concienzudamente, y tras haberse enfundado en el harapiento disfraz, se dispuso a disfrutar de aquella espectral noche. Además, ese año era diferente, su madre le había permitido realizar la ruta del dulce, solo. Eso sí, debía de recordar las normas que todos los Halloween, su madre le repetía.
—No te alejes mucho del barrio, no aceptes caramelos de desconocidos, y no te olvides de volver antes de las nueve de la noche.
Con aquellas tres reglas rondándole por su cabecita, el pequeño monstruo de Frankenstein continuó con su dulce empresa.
—Truco o trato —exclamó a viva voz en cuanto la puerta se abrió.
—¡Vaya! Pero si un adorable monstruito ha venido a verme –comentó la adorable señora Hayes, arrugando el entrecejo al fijarse en que nadie acompañaba al niño— ¿Y tu mamá? ¿Te ha dejado salir solo?
—A mamá le duele mucho la cabeza y me dejó salir solo porque me ha dicho que ya soy lo suficientemente responsable como para recorrer el barrio yo solito por una noche. Pero tengo que volver antes de las nueve y no parar en casas de desconocidos —respondió el muchacho levantando su bolsa, expectante por saber que dulces le tocarían esta vez.
—Vaya, que bien, Carl. Pues aquí tienes, caballerete —dijo la anciana mientras arrojaba en el saco del niño un par de piruletas de curiosas formas—. Uno de estos días tienes que volver a visitarme, Carl. El pequeño Monty se muere de ganas de jugar contigo y que le acaricies. Te prepararé una tanda de galletas caseras, que sé que te encantan. ¿Qué te parece la idea? ¿Te gusta?
—Claro que sí —respondió con una cándida sonrisa nada más escuchar la invitación de la mujer, quién le prometía otra tarde de diversión con su juguetón perrito y una deliciosa merienda de premio.
—Bueno, ya puedes marcharte diablillo, que estarás deseando conseguir más dulces, ¿verdad? Saluda a tu madre de mi parte y ten mucho cuidado.
El niño agradeció a la señora Hayes su amabilidad y se dirigió hacía la próxima parada de la ruta. Pasó de largo la casa del señor Sullivan; el huraño anciano era más intratable de lo habitual aquella noche del año, y no era la primera vez que el pequeño Carl sufría las vejaciones del desagradable hombre. Así que continuó bajando por la calle, siendo bañado por la mortecina luz de las llamas de las velas que contenían las sonrientes calabazas linterna que los vecinos habían dejado como parte de una de las más antiguas tradiciones de aquella noche.
Carl decidió tomar un atajo para llegar a la próxima casa, así que se dirigió a un callejón que por el día parecía tranquilo y transitable, pero que por la noche había adquirido una tenebrosa aura que erizó los vellos de la nuca del niño al instante. Tras unos instantes de duda, Carl se mantuvo en el sitio, reticente por adentrarse en aquella profunda oscuridad. ¿Quién sabía los horrores que podían esperarle ocultos en aquel callejón? ¿Quién podía asegurarle que no acabaría dentro del saco de aquel pérfido hombre al que todos los niños temen? ¿O en el estómago de cualquier monstruo que había decidió aprovechar aquella propiciaría noche para probar un tierno bocado de infante?
Pero cuando finalmente entró en el callejón, deseó no haber salido de casa solo.
No era un fantasma ni una bruja lo que encontró en aquel lugar. A pesar de eso, el miedo siguió ocupando el cuerpo del muchacho nada más ver a Jack y su banda.
Todos temían a Jack. Era el matón del barrio, y aquel título se lo había ganado a puñetazo limpio.
—Vaya, vaya. ¿Pero que tenemos aquí? Si es un enano que nos trae chucherías a domicilio —dijo en cuanto se percató de la presencia del intruso, escupiendo el mondadientes que estaba mordisqueando.
Carl apretó fuertemente la bolsa al escuchar aquello y dio media vuelta preparado para huir raudo de aquel problema en el que había entrado de cabeza. Pero al hacerlo, se estampó de lleno contra un muro de pura grasa de noventa y tantos kilos; el rollizo “Gordi” Gordon, seguía fiel a su particular “dieta” híper calórica.
—¿A dónde crees que vas, gusano? —preguntó lanzándole su pestilente aliento directo al rostro del pequeño mientras le tendía su gigantesca mano derecha— Dame la bolsa, ahora.
El niño se abrazó a la bolsa mientras negaba imperiosamente con la cabeza.
—Creo que vamos a tener que apretarle las tuercas —comentó sarcásticamente el líder de aquel trío de indeseables, consiguiendo arrancar violentas carcajadas de sus compinches con aquel ingenioso chascarrillo.
Carl se apartó lentamente de Gordon el gordinflón, pero a sus espaldas, Jack y su mano derecha, Earl Barker, estaban preparados, y se lanzaron directamente a por la bolsa de caramelos del niño.
El pequeño Frankenstein opuso una fiera resistencia, pero era una batalla perdida de antemano. No pudo evitar que aquellos camorristas le arrebatasen su dulce botín y le regalasen un violento empujón que le hizo besar, literalmente, el suelo. No pudo evitar reprimir un sollozo que precedió al incontrolable llanto que fue animó a continuar las burlas de aquellos despreciables pubescentes, quienes abandonaron aquel lugar entre maliciosas risas, satisfechos tras aquel deleznable acto.
Carl permaneció encogido en el suelo, llorando desconsoladamente un buen rato en aquel solitario callejón.
—¿Carl?, ¿eres tú?
El niño levantó la vista del suelo al escuchar la voz, encontrándose con un pálido rostro surcado de terribles heridas sangrantes.
—¿Jerry?
El zombi en el que se había convertido su mejor amigo le tendió una mano que su compañero asió con fuerza.
—¿Qué te ha pasado, Carl? ¿Por qué estás llorando? —preguntó Jerry cuando ya estaba en pie y se fijó en su terrible aspecto.
—Jack y su pandilla, me han rodeado y me han quitado las chuches –explicó el muchacho entre sollozos, mientras se sacudía el polvo de su disfraz y se enjugaba las amargas lágrimas con la remangada manga de la vieja chaqueta de su abuelo—. ¿Y tú que haces aquí, Jerry?
—Pasaba por aquí y he visto a esos idiotas salir del callejón riéndose, y cuando me acerqué más, escuché a alguien llorar y decidí ver de quién se trataba. Lo siento, Carl.
—Me han quitado la bolsa que tardé tanto tiempo en llenar de caramelos. No es justo —musitó el niño dando un furioso pisotón al suelo—. Malditos.
Al zombi le dolió ver la expresión que mostraba el rostro de su amigo. Así que decidió ayudarle.
—Tranquilo, Carl. Sé que hacer para que vuelvas a conseguir más chuches en un solo trato —afirmó con una cálida sonrisa que le cruzó el maquillado rostro.
El jovencito Frankenstein miró con una mirada inquisitiva a su putrefacto compañero.
—Verás, hay un hombre a pocas manzanas de aquí que reparte caramelos sin necesidad de hacerle truco o trato. Ya verás, es genial –informó mientras tomaba la mano de su amigo y lo sacaba de aquel callejón—. Vamos antes de que se le ocurra marcharse.
Los dos muertos vivientes no tardaron en encontrar al misterioso hombre reparte caramelos; un corro de niños que rodeaban a una encapuchada figura delataba su presencia.
Los niños no tardaron en marcharse completamente satisfechos, y Carl y Jerry se acercaron al hombre que se ocultaba tras el tronco de un gigantesco roble, a pocos metros del tenebroso cementerio local.
—Vaya, ¿qué tenemos aquí? Dos compañeros de ultratumba —dijo aquel hombre nada más ver acercarse los dos pequeños- ¿Qué puedo hacer por vosotros?
—Unos matones han quitado a mi amigo la bolsa de caramelos, y quería saber si podrías ayudarlo —respondió Jerry, tan sociable como siempre.
Carl trató de descubrir la identidad de aquel enigmático personaje, pero bajo la capucha solo se encontró una sonriente máscara de calabaza que, irracionalmente, inquietó al niño.
—Pues tienes suerte pequeño monstruito. Ya he repartido la mayoría de las chucherías, y estaba a punto de volver a mi refugio hasta el año que viene, así que, ¿por qué no te quedas con los dulces que quedan en mi bolsa?
Carl permaneció quieto y en silencio un buen rato, la voz de su madre repitiéndole que no debía aceptar caramelos de desconocidos resonaba en su cabeza a todo volumen. Pero la idea de volver con las manos vacías a casa acabó venciendo, y el niño aceptó la bolsa que el encapuchado le ofrecía, ante la asombrada mirada de Jerry.
—Bueno chicos, disfrutad de los dulces. Y feliz Halloween —se despidió bajando por la calle, mientras su capa aleteaba a causa de una fuerte brisa que se levantó en aquel momento.
—¡Qué suerte has tenido! —exclamó su zombificado amigo.
—Ya, son demasiados caramelos para comerlos yo solo. ¿Quieres unos pocos? —le ofreció al comprobar el dulce cargamento.
—¿Que si quiero? —Jerry comenzó a rebuscar y a sacar golosinas de la bolsa sin pensárselo dos veces.
—Creo que va siendo hora de volver a casa —comentó Carl tras echar un vistazo a la hora reflejada en su reloj de pulsera de Bob Esponja.
—Sí, mi madre se pondrá hecha una furia si llego muy tarde. Gracias, Carl. Nos vemos mañana.
Los dos niños se dirigieron a sus respectivas casas. Paseando por las calles, ahora solitarias de felices niños. Tan solo algunos adultos las transitaban para dirigirse a las fiestas de mayores de sus vecinos.
Quedaban pocos metros para llegar a su casa, pero el pequeño no pudo evitar introducir su mano en su nueva bolsa de chuches para sacar de ella una chocolatina que desenvolvió rápidamente. Y en tan solo dos mordiscos, la boca de Carl estaba llena de un chocolate con un desagradable sabor que provocó que su rostro se arrugase. El pequeño Frankenstein se preguntó de donde demonios habría sacado el encapuchado aquella asquerosa chocolatina. Y rezó para que los demás caramelos no tuviesen el mismo sabor.
Cuando acababa de llamar al timbre para que su madre le abriese la puerta, Carl comenzó a sentirse terriblemente mal. Al principio solo fue un violento rugido que provenía del interior de su estómago, pero pronto la cosa fue a peor y notó como le ardían las entrañas. Se llevó las manos a la barriga y se dejó caer de rodillas mientras gritaba de puro dolor. En ese momento, su madre abrió la puerta y se encontró a su hijo con el terror marcado a fuego en su rostro.
—¿Qué te pasa, cariño? —exclamó alterada la mujer mientras se agachaba junto a su agonizante pequeño.
Entonces, Carl comenzó a vomitar sangre, tiñendo de escarlata el gracioso felpudo de los Watterson.
—Carl, Carl —las lágrimas se agolpaban en los ojos de la desconcertada mujer, que contemplaba desesperada, como su hijo seguía expulsando sangre a chorros—. ¡Una ambulancia! ¡QUE ALGUIEN LLAME A UNA AMBULANCIA, POR FAVOR!
Pero ya era demasiado tarde, el niño se dejó caer en el sangriento charco que acababa de formar. Muerto.
El grito de dolor que emitió la destrozada madre se escuchó por todo el barrio.


Por supuesto, aquella no fue la única muerte de aquella trágica noche de Halloween. Justo cuando Carl Watterson estaba vomitando sus entrañas por todo el porche, la dulce Belinda Mars, de tan solo cuatro años, mordió una manzana de caramelo en la que le esperaba una afilada sorpresa: varias cuchillas de afeitar que se alojaron dolorosamente en sus encías. Y como ese, decenas de casos similares. Varios niños murieron, y otros muchos resultaron heridos de gravedad. Cuando la policía pudo preguntar a los supervivientes quién les había entregado las fatales golosinas, todos respondieron lo mismo: El hombre encapuchado de la máscara de calabaza.

La puerta se abrió, y una oscura figura entró con gesto cansado en la casa; estaba agotado. Se dirigió con pasos lentos por el corredor a oscuras hacía la cocina. Allí, pasó por delante de una mesa repleta de frascos llenos de mortales venenos y matarratas, puntiagudas agujas y afiladas cuchillas de afeitar, unos guanteletes con los que introducir los agudos objetos, y otras muchas herramientas con las que preparó aquella oscura remesa de dulce muerte. Se arrancó la máscara y desabrochó la capa, y tiró su característico disfraz al cubo de basura; ya se desharía de aquello junto a las demás pruebas más tarde.
Se arrastró hacia el salón, donde se dejó caer rendido en el sofá. Al poco, a sus oídos llegó el grito de dolor de una mujer que hizo esbozar al hombre una macabra sonrisa de oreja a oreja, al poder comprobar que su maléfico trabajo comenzaba a dar sus trágicos frutos. Rebuscó en sus bolsillos y desenvolvió el envoltorio de un caramelo con forma de calabaza que saboreó con repugnante regodeo.
—Feliz Halloween a todos —susurró aquel monstruo, dando por finalizada aquella aterradora noche.
   

 

jueves, 30 de octubre de 2014

Últimas Noticias por Rubén "Reaper" GonzáleZ

El spin off de The Walking Dead ya tiene director para su piloto. Se trata de Adam Davidson (responsable de episodios de Anatomía de Grey y The Community).
El rodaje comenzará a finales de este año con vistas a estrenarse durante 2015. Veremos que nos depara esta nueva serie de la que aún no sabemos título ni reparto.



Parece que Alexandre Aja (Alta Tensión, Las Colinas Tienen Ojos) le ha cogido el gusto por las adaptaciones literarias. Tras adaptar Cuernos de Joe Hill, su siguiente proyecto será Wedding Gown, basado en la novela de Pierre Lemaitre en la que una mujer que lo tuvo todo se ve sumergida en una espiral de locura por culpa de un enigmático hombre que la persigue y que parece saber mucho sobre ella. Quizás, demasiado…


Tenemos fecha (estadounidense) para The Last Witch Hunter la película dirigida por Breick Eisner (director del estupendo remake de The Crazies) y protagonizada por Vin Diesel (Pitch Black, Diablo). Será el 23 de octubre del próximo año (con vistas a ser una de las películas de ese Halloween) cuando los americanos por fin puedan disfrutar de esta película. Veremos cuando nos tocará el turno de participar en esta cacería.



También Stonehearst Asylum consigue fecha de estreno (esta vez, sí que es española). Será el próximo 9 de enero cuando sigamos los pasos de Kate Beckinsale (Underworld, Van Helsing) en este inquietante lugar sacado de una obra literaria del mismísimo Edgar Allan Poe.



Nuevo trailer en español de Ouija, la nueva apuesta de cine de terror de Universal Pictures que ya es todo un número 1 en la taquilla americana. En nuestro país aún no la veremos hasta el 5 de diciembre. ¿Aún creéis que es solo un juego?




Tras soltar que querría hacer un crossover entre Annabelle y Chucky, Don Mancini parece que se ha puesto serio y ha hablado sobre el posible argumento de la séptima entrega del muñeco diabólico. Parece ser que le apetece situar la película en un tren ya que le encanta la idea de que un niño diga de que “el muñeco está vivo y asesinando” y solo le crea una anciana con la que investigarán los crímenes de Chucky. Pero el problema viene cuando quieran advertir a la gente, ya que la mujer presenta principios de Alzheimer… ¿qué os parece?
Y cómo no, Mancini no pudo evitar recordar que aún tiene fe en que Chucky y Freddy Krueger compartan una película al más puro estilo Freddy Vs Jason y con el quid de una apuesta entre estos dos sarcásticos homicidas por ver cuantos adolescentes pueden finiquitar antes de que salga el sol.



Hay proyectos que parece que nunca saldrán del “limbo fílmico”. Y el remake de El Cuervo, es uno de ellos. Durante muchos años hemos estado escuchando rumores sobre esta película que nos traería de vuelta al famoso personaje encarnado por el desaparecido Brandon Lee que falleció en el rodaje de esa misma película. Pues parece que el próximo año podría comenzar el rodaje. O eso ha prometido su productor.
Recordemos que el director patrio F. Javier Gutiérrez (3 días) sonaba con fuerza para ponerse al frente de este remake, y que Luke Evans (El enigma del cuervo, El Hobbit: La desolación de Smaug) podría interpretar al oscuro personaje.



Falta poco más de un mes (28 de noviembre) para poder ver la nueva película de Mortadelo y Filemón (esta vez en animación digital) y ya podemos ver el trailer final de Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo. ¿Preparados para enfrentaros a una nueva alocada aventura de los agentes más famosos de la T.Í.A? 



Parece que se podría estar pensando, seriamente, el llevar a la gran pantalla a Static Shock, el eléctrico justiciero juvenil de DC Comics. No se sabe si compartirá el mismo universo cinematográfico que las próximas películas del calendario de DC. Pero ya se sabía que la Warner ya tenía planes para hacer una web serie del personaje. Y se ve que quieren que Jaden Smith sea Static Shock. Parece que la familia Smith está muy cotizada en las producciones DC. Jada Pinkett Smith interpreta a la mafiosa Fish Mooney en la serie Gotham. Y Will Smith podría formar parte del Escuadrón Suicida. Además, pese a no destacar por sus dotes interpretativas, hay que decir que Jaden daría muy bien el pego como Static Shock.



¿Podríamos tener a Lex Luthor como villano al frente de la película El Escuadrón Suicida? El actor Jesse Eisenberg (La red social) parece que podría estar en conversaciones para que su personaje, al que veremos en Batman V Superman: Dawn of Justice, aparezca en esta arriesgada, pero prometedora, apuesta por parte de DC que nos llegará en agosto del 2016.



Todos sabemos que Marvel y DC suelen tener pullitas entre ellas. La última parece que va a ser dada por la prematura aparición del trailer de Los Vengadores: La era de Ultrón. Y es que nada más “filtrase” el primer vistazo de esta esperadísima película, DC ha anunciado que podrían mostrarnos el primer teaser trailer de Batman V Superman: Dawn of Justice en noviembre o diciembre (bien podrían mostrarlo en el estreno de la última entrega de El Hobbit) y hay rumores que afirman que este primer vistazo nos daría una buena ración del temido y esperado, a partes iguales. Batman de Ben Affleck (Argo, Daredevil).
¿Esto puede ser prematuro? Puede. Ya que recordemos que la secuela de Los Vengadores nos llegará el próximo año y para ver el enfrentamiento entre el caballero oscuro de Gotham y el hombre de acero tendremos que esperar a Marzo de 2016.



Y continuamos hablando de Batman V Superman, ya que parece que la actriz Jena Malone (Sucker Punch) ha hecho un particular voto de silencio para no decir ni mú de su posible papel encarnando a la Robin femenina en esta película. Recordemos que algo parecido pasó con Jason Momoa (Juego de Tronos) cuando se mencionó su nombre para ser Aquaman… ¿y qué pasó al final?




Las series de DC siempre consiguen un buen arranque en audiencias. Y Constantine, no iba a ser menos. 4´3 millones de espectadores se han atrevido a darle la bienvenida a este luchador contra lo oculto. Veamos si mantienen la audiencia y tenemos una buena temporada de aventuras sobrenaturales.



DC no deja de apostar por sus series. Y parece que el guionista de El Hombre de Acero podría estar preparando una serie titulada Krypton. Así a primeras podríamos estar ante una nueva Gotham. ¿Qué quiere decir esto? Que este proyecto podría contarnos cosas que ocurrieron mucho antes de que Superman se convirtiese en el Hombre de Acero (podríamos ver la áspera relación de Jor-EL y a Zod, saber más del Consejo e incluso asistir al nacimiento de Brainiac). Por supuesto, esto es solo un rumor. Pero si tendremos serie de Supergirl… por qué no una de Krypton.



Parece que Big Hero 6 (aka se llamará simplemente 6 Héroes) está cosechando muy buenas críticas en sus primeros pases. Además, se ha confirmado que esta película tendrá escena post créditos y que habrá referencias a Disney y a Marvel.
Aunque Big Hero 6 no tiene nada que ver con el universo que Marvel Studios está creando tanto en cine como en televisión, no hay que olvidar que esta película está basada en el supergrupo homónimo de la factoría Marvel, por lo que las referencias están totalmente justificadas.
Big Hero 6 llegará a nuestras pantallas el 5 de Diciembre.



Tenemos teaser trailer para Agente Carter, la nueva apuesta televisiva de Marvel Studios que seguirá los pasos de Peggy Carter tras Capitán América: El Primer Vengador. Veremos como Peggy trata de superar la pérdida de su amado Steve Rogers en un tiempo en el que las mujeres no eran bien vistas en los “trabajos propios de los hombres” y en el que trabajará en misiones secretas encomendadas por Howard Stark.
La serie contará con 8 episodios (además de conexiones con Agentes de SHIELD) y la intención sería ofrecer en cada temporada un caso y un villano diferente a batir



Algunos aún seguimos babeando con el primer trailer de Los Vengadores: la era de Ultrón. Pero para aumentar las ganas de verla ya tenemos la versión extendida de este trailer que, además, cuenta con la escena de la fiesta de los Vengadores bromeando con el Mjolnir de Thor. 



Y ahora sí. Es hora de hablar del BOMBAZO de este repaso. Y cómo no, es gracias a Marvel Studios quien se ha propuesto hundir en la miseria a DC mostrando su calendario OFICIAL que nos surtirá de grandes películas superheroicas durante los años venideros:


 Capitán América: CIVIL WAR. Al comienzo del evento que realizó Marvel Studios en el que revelaron tantos noticiones, la tercera parte del Capitán América tenía cómo título The Serpent Society. Aunque no disgustó tanto, ya que era lógico que continuasen con todo el rollo de HYDRA, no se podía negar que el anuncio de una posible guerra civil en el universo cinematográfico de Marvel nos había hecho ilusión a todos. Y los chicos de Marvel no tardaron en mostrarnos el pastel… Capitán América 3 será Civil War. Además se sabe que veremos al personaje de Pantera Negra compartiendo pantalla con el Capi y Tony Stark. ¿Y quién sabe qué super personajes más nos mostrarán para tomar bando en este duro conflicto Marvelita? Kevin Feige, el responsable de este universo fílmico, ha hablado del tema Spiderman y ha dicho que no puede revelar nada hasta que lo confirmen. Lo que da a entender que los rumores de que se esté negociando con Sony para conseguir los derechos cinematográficos del trepamuros eran ciertos.
Esta película se estrenará el 6 de Mayo de 2016.


 Doctor Extraño: Hace nada que se anunció a bombo y platillo que Benedict Cumberbatch (Sherlock) era el escogido finalmente para encarnar al Hechicero Supremo del universo Marvelita. Y su ausencia en el evento hizo saltar todas las alarmas. Pero esto puede ser debido a que Benedict aún no ha firmado el contrato, por lo que no se ha podido confirmar de manera OFICIAL su participación. Pero todo parece indicar que será el elegido para encarnar a Stephen Strange.
No se han dado más detalles de la película, solo se ha dicho que servirá para abrir un mundo totalmente distinto a la UCM.
El 4 de noviembre de 2016 conoceremos finalmente al Doctor.


 Guardianes de la Galaxia 2: Como con Doctor Extraño, de esta película apenas se ha revelado algo. Solo se sabe que el título de Guardianes de la Galaxia 2 es provisional.
El 5 de mayo de 2017 podremos volver a embarcarnos en la MILANO con Star-Lord y compañía.


 Thor 3. Ragnarok: Y seguimos con el mutismo. Y es que de la tercera entrega en solitario de Thor no conocemos los villanos (la presencia de Loki está más que asegurada, tranquilos) ni el director de la película. Aunque ya solo con el título ya podemos empezar a fantasear con esta película. Y es que el Ragnarok es un evento demasiado importante en Asgard (es el fin de todas las cosas… pero también un principio). Algunos ya están especulando sobre la posible muerte del Dios del Trueno.
El 28 de julio de 2017 volvemos a Asgard una vez más.


 Pantera Negra: Aquí Faige ya reveló más cosas. Aunque no tiene director, se confirma a Chadwick Boseman como protagonista de las aventuras del héroe africano. Se mostró una imagen de arte conceptual bastante vistosa sobre el posible look de Pantera Negra. Veamos si este será el aspecto final.
El 3 de Noviembre de 2017 reservad billete para viajar a Wakanda.


 Capitana Marvel: Y por fin tenemos la primera película de Marvel Studios protagonizada por una superheroína, y la elegida, cómo no, es Carol Danvers. La espléndida y poderosa Mrs. Marvel.
El título, que puede parecer bastante dudoso, ha tenido que aclararlo Kevin Faige, y es que en inglés “Captain Marvel” se refiere tanto a la versión masculina como a la femenina del personaje.
Aún no tenemos ni guionistas, ni director ni actriz para encarnar a esta superheroína (¿hacemos nuestras apuestas?) aunque sí una fecha: el 6 de Julio de 2018.


 Inhumanos: Esta es otra de esas películas que se rumoreaban con bastante fuerza (como la de Pantera Negra) y que hoy se puede confirmar. Se ha recalcado que la película se llamará “Inhumans” sin artículo. Y aunque no se sabe más, Faige nos ha prometido que comenzaremos a saber cosas sobre los Inhumanos antes de lo que esperamos gracias a los Easter Egg´s.
El 2 de noviembre de 2018 sabremos quién es un Inhumano.


 Los Vengadores. Infinity War: Y para rematar el evento se añadió esta exquisita guinda al delicioso pastel Marvelita. Se revela el rumor de hace unos meses, y es que la tercera parte Vengadora se dividirá en dos entregas: la primera el 4 de mayo de 2018 y siguiente el 3 de mayo de 2019. 
Además se ha mostrado un teaser trailer que recopilar varias escenas de anteriores películas y que culmina con la impresionante estampa de Thanos empuñado el Guantelete del Infinito que contiene todas las poderosas gemas.


 Recordemos que será Ant-Man la película que inaugure la Fase 3 de Marvel Studios y que, aunque se nota la ausencia de las películas en solitario de Hulk y Viuda Negra, Kevin Faige ya ha comentado que, a pesar de que no haya planes de estas películas, estos dos personajes son MUY importantes en el UCM y que podremos empezar a verlo en Los Vengadores: La era de Ultrón.
Con esto, Marvel Studios vuelve a alzarse como la gran productora que es, recordando a DC cómo se hacen las cosas.