viernes, 21 de noviembre de 2014

Reseña: Sangre Impura VV.AA por Rubén "Reaper" GonzáleZ



Hace unos años que un grupo de escritores amateurs decidieron reunirse y dar a luz una antología Z que autopublicaron bajo el título de Recién Muertos. Hace poco salió a la luz la segunda entrega que, al igual que la anterior, pasó por crowfunding y que, además, introduce una nueva criatura a la monstruosa ecuación: el Hombre Lobo.
Pues sí, ese bestial ser que sale a aullar con la luna llena y a saciarse con la carne fresca de los inocentes y que es alérgico a la plata (sobre todo en forma de balas) se dejará ver en esta antología en la que será total, o parcial, protagonista de estas historias recopiladas por el coordinador Lucas L. Lair.
Tras un gracioso prólogo firmado por Álvaro Fuentes García y que nos prepara para lo que se avecina, comienza la lectura:

 Soledad, Azucena Jiménez Muncharaz: Relato de época en la que acompañaremos a una joven que se verá recluida en un convento en el que se enfrentará a un destino muy especial.
Mal relato para empezar una antología. Y lo digo, sobre todo, por la extensión del escrito (más de 60 páginas), que de alargarlo un poco más, estaríamos hablando ya de una novela corta. Y la verdad es que podría serlo, perfectamente. Un relato al que le cuesta arrancar, pero que nos ofrece un gran acto final.

 Dentro de poco se sirve la cena, Macabea: Tras un relato extenso se agradece uno como el que nos ofrece Macabea. Una historia breve y directa en la que la autora logrará transmitirnos la desazón de nuestro pobre protagonista.

 Ya te dije yo que había que girar a la izquierda, Álvaro Fuentes García: el prologuista de esta antología se anima y crea un relato en lo que más destaca es el formato elegido a la hora de escribirlo: un guión. Seguiremos los pasos de unos jóvenes en una historia que nos recordará a películas como La Matanza de Texas y Km. 666.
El autor debería de no haber abusado de el uso de las referencias y comentarios cinéfilos frikis (la conversación de las Águilas de El Señor de los Anillos, por ejemplo) y de los continuos insultos a la población sureña de Estados Unidos. No todo en exceso es bueno.
Otra cosa que no me gustó del relato de Álvaro ha sido ese giro argumental que se da en la recta final y que parece que solo pretende servir para recrearse en la posterior y visceral orgía (este punto es más personal que otra cosa, y es que me estaba entusiasmando lo de esa particular alianza entre hombres y bestias).

 Un día de perros, Roberto Jiménez Muncharaz: Este relato nos traslada a un lugar a salvo de la amenaza No Muerta, en la que alguien va a tener un mal día. Más bien… un día de perros.
Un relato con un final que invita a que el autor continúe (o más bien, comience) la historia de este peludo defensor de Urbanalia.

 Unheilig, Macabea: Segundo asalto en esta antología por parte de Macabea. En esta ocasión, la autora nos cuenta una retorcida fábula en la que la maldición actúa al revés. ¿Qué pasa cuando un lobo se transforma en hombre?
Aunque no me ha disgustado, prefiero a la Macabea de Dentro de poco se sirve la cena.

 Valeria y el lobo, Pilar García Sánchez: Un relato en el que me lamenté que la autora no decidiera que la protagonizase la bestia de la función. Ese personaje tan salvaje (y nunca mejor dicho) merecía todo el protagonismo, Pilar.
Muy gracioso lo de los productos adelgazantes como origen del mal.

 La luna de plata, Roberto Jiménez Muncharaz: Y tenemos otro autor que repite en esta antología con un relato que nos llevará a una tierra de magia, enanos, bárbaros que deben ser primos de Conan y por supuesto No Muertos y los invitados estrella de la antología.
Se agradece el leer un relato que rompa con el estilo de la antología. Y es que, en lo que más puede fallar Sangre Impura es en la falta de ambición a la hora de relatar historias de géneros dispares: ciencia ficción, noir, steampunk…cosa que nunca viene mal a una antología como esta. Aunque, en esta ocasión, la apuesta no ha salido vencedora ya que me ha resultado una lectura bastante pesada, tanto como Soledad.

 Huída en la superficie, Antonio García Sánchez: Por lo visto, este es la continuación de un relato de la anterior antología, Recién Muertos. Sobre él, poco contaré: una historia Z con un final que no pillará por sorpresa al asiduo lector de este tipo de escritos.
Es el relato que más destaca, ya que en ningún momento aparece ningún hombre lobo. Y cuando estamos leyendo una antología de terror dedicada a estos personajes, este relato puede dar a entender que cumple la función de rellenar.

 El accidente, José Martín Ramiro: Este es el relato que mejor sabor de boca me ha dejado de todo el conjunto de Sangre Impura. Un simple encuentro puede convertir una despreocupada noche en una terrible pesadilla.

 El ensueño de la muerte, Francisco Javier Valverde: Y terminamos como empezamos: con un relato bastante extenso y que no es nada fácil de leer.
Hay que aplaudir el ingenio del autor a la hora de utilizar el relato de Recién Muertos, El titiritero, para que sirva como desencadenante de la acción del relato que empieza bien, pero que falla en el desarrollo (las escenas oníricas me parecieron de lo más pesadas y anodinas) y en un final bastante fácil y precipitado.

Reconozco que no se me hizo nada fácil la lectura de Sangre Impura. Y no solo ha sido por leerlo en formato digital (donde esté un libro que puedes tocar, pasar sus páginas y aspirar el aroma a libro nuevo, que se quite todo lo demás). La mayoría de los relatos peca de ser demasiado extensos, con lo que el conjunto resulta bastante pesado. Cuando leo una antología de relatos, espero encontrarme con historias breves pero sorprendentes. Por supuesto que alguna puede excederse de lo necesario si la trama lo requiere. Pero cuando el número de estos escritos pasa del dos, ya empiezo a enarcar la ceja (uno que es así de especial).
 Aunque no ha sido de mis mejores lecturas tampoco ha sido de las peores. Sangre Impura no deja de ser un conjunto de historias creadas por seguidores de lo fantástico y lo terrorífico para otros seguidores dispuestos a perderse en la profunda noche bajo la sombra de la luna llena.
Ahora toca ver si estos chicos se animan a realizar la tercera entrega de Recién Muertos. Y aunque el vampiro esté de moda últimamente… ¿por qué no se dignan por otro No Muerto como La Momia?
Desde aquí agradezco que me haya ofrecido catar esta Sangre Impura que estoy dispuesto a compartir con vosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada