sábado, 6 de septiembre de 2014

Esa no, la Otra por Javier Vivancos


Los vidrios rotos crujen una vez más. Los mocasines manchados de aceite irrumpen y se detienen en el estrecho círculo de penumbra que le rodea. Alza la cabeza unos milímetros, lo justo para dirigir una húmeda y borrosa mirada a los pantalones de su fan número uno. Una mano helada limpia con delicadeza el hilo de sangre que le cuelga de los labios. A continuación, esos dedos afilados penetran hasta las raíces de su barba, se aferran, se enredan, empujan. Las miradas se cruzan en contra de su voluntad.


Su fan número uno sonríe como un tiburón. Tras sus anticuadas gafas de montura de concha no hay atisbo de remordimiento, ni de ninguna emoción conocida.

—Cántala otra vez —sisea.

Siente el cuchillo insinuándose en su melena, señalando sus piercings sanguinolentos, rascándole el tatuaje del cuello. Abre la boca, fuerza un gorgoteo áspero parecido a una nota. Es incapaz de recordar cuánto tiempo lleva atado al mismo oxidado sillón, obedeciendo los caprichos de ese lunático.

—Baaaby... yyou’re so... cl... clos... e... —entona.

Un tajo surca su mejilla.

—¡Esa no, la otra!







Para saber más: 

Si quieres formar parte de Castle Rock Asylum y colaborar con un reportaje, relato y/o reseña, envíanos un mail a castlerockasylum@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible ;)

2 comentarios:

A ti, esperamos verte pronto de nuevo merodeando por nuestros pasillos ;)

Publicar un comentario en la entrada