lunes, 1 de septiembre de 2014

Crítica: Society, por Elizabeth Thor


Un flaco favor le hice a la película Society (1989) de Brian Yuzna y sobre todo sabiendo como envejecían los efectos especiales de Screaming Mad George (Su nombre no es en broma), uno de los pocos especialistas de maquillaje que tienen fecha de caducidad. Bueno, le tenemos un poco de respeto gracias a Re-Animator (1985) ya que los FX cantan por bulerias, pero le tenemos cariño y respeto, aunque si te pones le ves el truco por todos lados, lo mismo te pasa con Un Hombre Lobo Americano en Londres (1981), pero eso es lo que pasa con la edad o el paso de los años, cuando dejas atrás un poco tu inocencia. Pero vamos por lo que vamos: la crítica, que tiene parte de mi gran desencanto y sobre todo cuando me pillé Society en DVD.

Tenemos a Brian Yuzna que intentaba hacerse un hueco en el cine dejando atrás un poco la producción y buscándose un nombre. Como productor ha trabajado en Re-Animator (1985), Re-Sonator (1986), Dolls (1987) y como co-productor y guionista con Stuard Gordon en Cariño, he encogido a los niños (1989). Con su faceta de director ha realizado La novia de Re-Animator (1989), Ritos Satánicos (1990), la cuarta parte de Noche de amor, Noche de muerte, Mortal Zombie (1993), Regreso de los muertos vivientes 3 (1993), El Dentista (1996) y su secuela, Dentista 2 (1998). Después vendría sus locas aventuras en España con la Fantastic Factory y las películas Faust: La venganza esta en la sangre (2003), Rottweiler (2004) y Bajo aguas tranquilas (2005). Más adelante sus aventuras como director se perderían en cosas como Amphibios 3D (2010).

Para mí, Yuzna es un director menos aventajado de la nueva carne de Cronenberg, el más barato y menos poético de ese estilo creado por el canadiense y más viscoso con Screaming Mad George, cuando se unieron ellos dos para rodar ésta película de 1989.

Bill Whitney, nuestro protagonista, tiene pesadillas cada noche y miedos nocturnos, aparte de eso la típicas paranoias adolescentes tales como: Nadie me entiende, ni siquiera mis padres, pero todo se une al descubrir extrañas cosas que pasa en el barrio de clase alta donde vive, la más pura paranoia del cine de ciencia ficción de los años 50, cuando se temía a los Rusos, sobre todo, esta película bebe de Los ladrones de cuerpos (1956).


Su director consigue ese toque paranoico y claustrofobia en toda la película, sobre todo el descubrimiento de las mutaciones o contorsiones imposibles de su familia o la gente que le rodea, que nuestro protagonista pensará que son pesadillas o visiones, pero al final se da cuenta de que esta muy equivocado. Cuando pienso en Society, pienso en la típica lucha de clases, “El rico se come al pobre”, pero en este caso no se lo come, lo consume como los jugos gástricos de un estómago.
Dantescos son los fx de Mad George en las orgías finales de nueva carne, principalmente cuando eres un adolescente y te impactan esas escenas pero cuando eres ya mayorcito la magia se pierde, aunque la historia y su moraleja las ves desde lejos.

Fue ganadora de un premio a los mejores fx en Sitges de aquel año.

Lo mejor: La historia, bastante original dentro del cine adolescente, las paranoias de los años 50 y los fx.

Lo peor: Los mismos fx, que han envejecido demasiado mal.




Descubre sus historias en: Elizabeth Thor Mundos por Escribir 

Si quieres formar parte de Castle Rock Asylum y colaborar con un reportaje, relato y/o reseña, envíanos un mail a castlerockasylum@gmail.com y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario