domingo, 31 de agosto de 2014

Crítica: The Haunted World of El Superbeasto por Rubén "Reaper" GonzáleZ


Por si aún hay alguien que aún no lo sepa. Rob Zombie (estupendo apellido, ¿verdad?) es un verdadero artista.
Es principalmente conocido por su faceta musical que comenzó con White Zombie (llamado así en homenaje a la mítica película protagonizada por Bela Lugosi) y su posterior carrera en solitario. En sus canciones ya se puede descubrir la notable afición de Rob por el cine de terror, la serie B y los cómics.
A participado junto a guionistas de la talla de Steve Niles (30 Días de Noche), en cómics tan brutales y terroríficos como Bigfoot o El Clavo. Y en el 2003, comenzó su carrera como director de cine con la psicodélica La Casa de los 1000 Cadáveres (película que le costó cuatro años rodar) que fue, en su día, toda una declaración de intenciones. Después le llegaría el turno de dar su malsana y retorcida visión al inmortal film de John Carpenter (La Cosa, Lifeforce): Halloween. Y últimamente está ocupado en una película con la que pretende volver a sus brutales y polémicos orígenes cinéfilos: 31.
En 2009, nuestro buen amigo Rob, nos trajo una demencial y divertidísima película de animación, que fue directa al mercado doméstico y con una calificación R para dejar claro, que esta película NO es para público infantil. Y que sorprenderá a más de uno: The Haunted World of El Superbeasto.

“Basado en los cómics de mismo título, el film nos cuenta las increíbles y salvajes aventuras de una superestrella enmascarada que en ocasiones se ocupa de monstruosas amenazas en compañía de su super hermana y su compañero (un robot calentorro). En esta ocasión, se van a tener que enfrentar al “maléfico” Dr. Satán, que planea, junto a su sarcástico gorila inteligente, esposarse con una maleducada stripper para obtener los pomposos poderes del Infierno”.


Como podéis apreciar, la premisa habla por si sola. A quien se atreva a visionar The Haunted World of El Superbeasto, le espera una alocada aventura acompañado de los personajes más estrambóticos que se pueda uno imaginar.
Si algo caracteriza al Sr. Zombie, es que no tiene reparo alguno a la hora de mostrar lo que quiere enseñar. Y esta película es un claro ejemplo. Es una verdadera locura en la que TODO tiene cabida: desde una legión de zombis nazis que custodian la cabeza viviente de Hitler, hasta la grabación de una película porno dirigida por un gato y que culmina en una lucha con monstruosos súcubos en la que nuestro héroe está armados con un par de dildos… y todo esto narrado en clave de peli cartoon.

The Haunted World of El Superbeasto, contiene una gran carga sexual (creo que no pasa ni un minuto sin que un personaje femenino esté en cueros, enseñe los pechos o diga alguna guarrada. A destacar el momentazo musical “Pelea de gatas”), además de una buena cantidad de violencia, mucho humor negro y un buen número de ocurrentes e irreverentes canciones, bastante pegadizas. Un explosivo cóctel que solo la alocada mente de Mr. Zombie podía parir.


La película cuenta con un buen reparto de actores que prestan su voz a esta gamberrada cinéfila. Lo encabeza el comediante Tom Papa, Sheri Moon Zombie (The Lords of Salem, Halloween 2), esposa y actriz fetiche de Rob, Rosario Dawson (Sin City, Death Proof) y Paul Giamatti (Entre copas, Shoot´Em Up), entro muchos otros.

The Haunted World of El Superbeasto, es todo un homenaje, no solo a las obras de Rob (tenemos las estelares apariciones de su Michael Myers y tres de los más famosos integrantes de la familia Firefly), sino al cine de fantaterror en general (tenemos cameos del Jack Torrance de Nicholson, La Mosca de Vincent Price, el momento Carrie, a Leatherface, la remendada novia de Frankenstein, una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, y un laaaargo etcétera de guiños y personajes que no le pasarán desapercibidos al espectador) y incluso se permite homenajear a peliculones como El Padrino. Y hasta hay un momento a lo Benny Hill.

Esta es una película para no tomársela en serio y pasar un buen y desenfadado rato de risas (y si es en compañía, mejor que mejor).

Lo Mejor: Su estilo cartoon que desentona (de buena manera) con la premisa, la historia y los personajes.

Lo Peor: Te deja con ganas de más alocadas aventuras de Beasto y compañía.


0 comentarios:

Publicar un comentario