martes, 19 de agosto de 2014

Crítica: Guardianes de la Galaxia por Rubén "Reaper" GonzáleZ




Fue allá por el 2008, cuando Marvel Studios comenzó su carrera cinematográfica con la primera entrega de Iron Man. Han pasado seis años y ahora, invaden nuestras pantallas con su último éxito: Guardianes de la Galaxia.

Aunque con esta película, Marvel Studios se la jugó y demasiado. ¿Por qué? Pues porque este supergrupo es bastante desconocido (a pesar de llevar defendiendo la galaxia desde finales de los 60) a diferencia de sus “hermanos” de editorial como Los Vengadores, Los X-Men o Los 4 Fantásticos.  Además, para dirigirla contrataron a James Gunn, director de la estupenda Slither, la plaga (puro homenaje a la Serie B y cine de terror ochentero) y la inesperada e increíble Super (una nueva vuelta de tuerca al género superheroíco urbano). Ambas son películas muy modestas, pero en las que se notan un buen hacer y un estilo muy propio.
Así que tenemos a unos personajes poco conocidos y a un director que se enfrentaba a la difícil tarea de realizar una película que fuese un exitazo con ellos siendo su primera superproducción. Era difícil, pero no imposible. Y Marvel Studios lo ha vuelto a hacer: ¡Ha creado un nuevo peliculón!

La película sigue los pasos de Peter Quill (Alias, Star-Lord), quien fue abducido cuando era niño y ha terminado convirtiéndose en un saqueador galáctico que se hace con una misteriosa esfera que toda la galaxia codicia. Sobre todo, Ronan el Acusador. Un fanático kree que no está conforme con un reciente tratado de paz, y que busca recuperar la gloria de su pueblo a cualquier precio.
Por azares del destino. Quill dará con sus huesos en prisión, donde conocerá al resto de integrantes de lo que será el grupo de héroes más gamberro e incorregible de la galaxia.
¿Podrán estos cinco criminales salvar sus diferencias y convertirse en los Guardianes de la Galaxia?

El comienzo de la película es brutal. Sinceramente, no me lo esperaba. Me sorprendió, ya que te introduce en la historia de forma magistral, además de hacernos implicar emocionalmente mucho más con Peter. Y alegra ver como quitan hierro al asunto con la divertida parte de los créditos iniciales que, de por sí misma, ya es toda una declaración de intenciones.


Y a partir de ahí, toca disfrutar de uno de los mejores espectáculos que se pueden ver últimamente en la pantalla de cine. Una extraordinaria aventura espacial con la que te emocionarás y reirás a partes iguales.
Esta película sirve para extender el universo cinematográfico de Marvel hasta infinitos horizontes. TODO es nuevo para el espectador: cada artilugio, cada planeta, cada personaje… aunque se echa en falta que se hablase más de los Kree, los Xandars, ese polémico tratado, de los Nova Corps (aquí reducidos a simples policías estelares) que los presentan, pero apenas cuentan nada de ellos, como si el espectador ya tuviese que saber todo lo que está pasando. Aunque, claramente, la película está, más que nada, para presentarnos a los Guardianes.

El humor está muy presente en toda la película. Cosa que a muchos preocupó en su momento con el primer trailer (fantástica campaña de marketing se marcaron), que ya dejaba claro que la cinta estaría impregnada por una buena dosis de comedia. Aunque esto no es nada raro. El humor es “marca de la casa” en Marvel Studios, y juega un papel muy importante. En todas las películas encontraremos chistes, gags y descacharrantes escenas que nos harán reír a mandíbula batiente. Aunque bien es cierto que en algunas ocasiones el humor juega en la contra de la película (como ocurrió con Iron Man 3). Pero en Guardianes de la Galaxia no es el caso. El humor que se gastan es de lo mejorcito. Sobre todo porque la mayoría corre a cargo de Star-Lord y es muy ochentero, muy de “la vieja escuela”. Muy desenfadado y gamberro, en perfecta sintonía con los personajes. 

Otro punto fuerte del film es la exquisita BSO. Desde el primer trailer en el que sonaba el Hooked On A Feeling de Blue Swede  Pasando por el segundo con la pegadiza Spirit In The Sky. Y terminando con el tercero y el Cherry Bomb de Runaways. Sabíamos que la música iba a cobrar un fuerte protagonismo en la premisa de la cinta. Y no nos equivocábamos. Una buena recopilación de éxitos setenteros y ochenteros (Awesome Mix vol. 1 y 2) cobrarán gran protagonismo en el transcurso de la película y pondrán la guinda a este estupendo pastel.


Por supuesto, los personajes son de lo mejorcito de la película. Y es que todos son fantásticos y están tremendamente caracterizados (incluso algún que otro secundario)

Peter Quill “Star-Lord”: Chris Pratt nos descubre a un carismático ladrón que se convertirá en el líder de una banda de criminales con grandes aspiraciones heroicas. Iguala (incluso me atrevería a decir que supera) en carisma al Tony Stark de Robert Downey Jr. Y lo cierto es que sin Robert decide decirle finalmente adiós a su Iron Man, no nos costaría tanto olvidarlo con este “Han-Solo” gamberrete con sus increíbles gagdets, su gran sentido del humor, su walkman repleto de pegadizas canciones y sus contagiosos movimientos de cadera.
Gamora: Zoe Saldana ya nos dejó claro en Avatar, que daba igual que la pintasen y la convirtiesen en una alienígena. Seguirá estando igual de sexi y fantástica. Esta vez le toca lucir piel verde, cabello rojo y ser una letal asesina adoptada por el ser más cruel de la galaxia que trata de redimirse por todos los medios. En ella vemos a la equivalente cósmica de la Viuda Negra de Los Vengadores (hasta hereda el característico movimiento de melena de la agente de SHIELD en la escena de la fuga carcelaria. ATENTOS). Echo en falta algún flashback o escena revelándonos algo de su pasado y el origen de la rivalidad con su hermanastra Nébula. Aunque seguro que se lo reservan para la siguiente entrega.
Rocket Racoon: Mapache modificado genéticamente que se dedica al “noble” oficio de mercenario acompañado de su “tronco” personal. Es todo un “MacGyver”, pero en su faceta más destructiva. Sencillamente, este personaje se COME la pantalla con cada aparición. Desde el primer momento ha llamado la atención del público que se llevará una sorpresa cuando descubran que es más que “un mapache parlante con un pistolón”.
En la versión original, Rocket Racoon está doblado por Bradley Cooper.
Groot: Al igual que su compañero, este personaje encandilará al público desde su primera aparición. Groot es un árbol humanoide que acompaña a Rocket en su trabajo de mercenario. A pesar de que no domina muy bien el idioma, no se cansa de repetir: Yo soy Groot (frase icónica donde las haya).
A este encantador personaje le pone cara y voz Vin Diesel. 

Y a pesar de que ha tenido la amabilidad de doblar la famosa frase del Guardián en varios idiomas, incluido el español, la filial de Marvel Studios en España, ha tenido la poca vergüenza de haber celebrado un concurso en el que un fan cualquiera logró la oportunidad de doblar a Groot (me pregunto que pasará con la segunda parte de Guardianes de la Galaxia, ¿volverán a recurrir al mismo tipo? ¿Realizarán otro concurso?), cosa que no favorece en nada al personaje.
Es increíble ver como Groot es capaz de transmitir tanto, increíble labor de Vin al darle tanta expresividad. 

—Drax el Destructor: Desolado guerrero que busca venganza por el asesinato de su esposa e hija a manos de Ronan el Acusador. A pesar de su brutal aspecto, Drax es en realidad un trozo de pan.
Incluso la superestrella de la WWE, Dave Bautista al que, seré sincero, al principio no apostaba nada por él, termina muy bien parado. Se aleja bastante de la visión del maníaco matón al que veíamos en los trailers gracias a la marcada personalidad y al dominio lingüístico propio de su raza. Es increíble el trabajo que ha logrado James Gunn con los personajes principales, ya que incluso este me ha encantado.

Pasamos a los secundarios:

Yondu: Todo director tiene un actor fetiche. No es difícil adivinar que el de Gunn es Michael Rooker. Ese actor que dio vida a un psicópata real en Henry, retrato de un asesino y que, últimamente, hemos podido ver en la pequeña pantalla siendo hermano de Norman Reedus en el exitoso serial zombi The Walking Dead.
Rooker ya actuó de secundario con James Gunn en Slither y Super. Y ahora, tras pintarse de azul, repite en Guardianes de la Galaxia.
En los cómics, Yondu era integrante de la formación original de los Guardianes. Pero para no desentonar, Gunn le ha dado un origen tan marginal como el resto: es el líder de un grupo de bandidos que decidió “adoptar” a Peter Quill.
Yondu es otro personaje estupendamente caracterizado, muy carismático y con una gran profundidad psicológica. Espero que se luzca al completo (y pase de secundario a principal) en la segunda entrega de Guardianes de la Galaxia.
El Coleccionista: A este personaje ya lo pudimos ver en los créditos finales de Thor: El Mundo Oscuro (en la escena en la que Lady Syf le entregaba el peligroso Ether). Benicio del Toro encarna a un buscador de rarezas que será de vital importancia para comprender el secreto que esconde el orbe (y otros objetos que ya hemos podido ver en anteriores películas de las Fases de Marvel, como el mencionado Ether). Aunque es bastante teatrero por las marcadas gesticulaciones, el personaje de del Toro no está nada mal. Y sigue aumentando el interés por él (y su interesantísima colección).
Nova Prime: Una verdadera sorpresa ver a esta estupenda actriz en el papel de la líder de los Nova Corps. Espero que Glenn Close repita.


Toca hablar de los malos de la peli:

Ronan el Acusador: El villano de la función. La creciente amenaza a la que tendrá que hacer frente los Guardianes de la Galaxia. Este es un villano que va de más a menos. Me explico: Tiene una ESTUPENDA puesta en escena que verdaderamente impone. Pero le faltan escenas, y hacerle compartir una con Thanos (INCREÍBLE. Josh Brolin está PERFETCO en el papel del Titán Loco. Solo con su presencia queda claro que este es el gran villano que de verdad pondrá en jaque a Los Vengadores y a la galaxia entera) le pasa factura. Y es que al final, parece que Ronan no es más que un anticipo de lo que tendremos con Thanos. Aún con todo, supera con creces, por ejemplo, a villanos como Malekith de Thor: El Mundo Oscuro, ya que su sola presencia impone tanto como el Soldado de Invierno de la segunda entrega de Capitán América. Una pena no ver tanto como querría al martillo de Ronan en acción.
Nébula: A Karen Gillan se la conocerá por acompañar al legendario Doctor Who en la serie de mismo nombre. Aunque está bastante irreconocible con la cabeza rapada, la piel azulada y la cara adornada con elementos mecánicos. Karen interpreta a la hermanastra de Gamora. Otra protegida criada por Thanos y adiestrada en el arte del asesinato con un cuerpo modificado cibernéticamente, lo que la convierte en una adversaria a tener muy en cuenta. Al igual que con Gamora, echo en falta alguna escena o flashbacks para explicarnos más de su rivalidad y sus motivaciones. Pero creo que no debemos preocuparnos, porque estoy seguro de que volveremos a ver a este personaje en Guardianes de la Galaxia 2 para el segundo asalto.
 —Korath el Perseguidor: Este es el villano peor parado. Y es que al aliado de Ronan, interpretado por Djimnon Hounson (al que pudimos ver compartiendo pantalla con Leonardo Di Caprio en Diamantes de Sangre), apenas lo vemos en la película. Aunque todos sabíamos que este sería el típico malo que es “carne de cañón” no deja de hacer gracia que su sobrenombre sea “el Perseguidor” con lo parado que es.


Como ya es habitual últimamente en las producciones Marvel. En Guardianes de la Galaxia veremos al fundador de la editorial, Stan Lee, en su cameo más modestillo hasta la fecha (aunque no deja de arrancarnos una sonrisa). Además, en la película veremos cameos como el de Nathan Fillion (actor que protagonizó la opera prima de James Gunn, Slither. Y que es muy conocido gracias a su papel televisivo como el novelista detectivesco Castle) haciendo de un recluso que acaba muy mal parado en su encuentro con Groot. Una decepción para muchos (entre los que me incluyo) ya que en un primer momento, se especuló que el actor podría hacer un cameo como Nova para introducirnos al personaje para futuras apariciones. Pero por el momento, Nova está desaparecido.
Además, tenemos otro cameo presidiario de otro gran conocido de Gunn. El de Lloyd Kaufman, el fundador de Troma Films, la famosa productora de casposos títulos de serie Z tan conocidos como El Vengador Tóxico, El Día de la Madre o Poultrygeist. Y en el que Gunn hizo sus primeros trabajos en el mundillo del cine.
Y el mismísimo Rob Zombie presta su voz al ordenador de la nave de Yondu (pena de falta de salas de cine en V.O en España… tengo que esperar a hacerme con el título en formato físico para poder disfrutar DE VERDAD con la película).   

Otra cosa que caracteriza a las películas Marvel (más concretamente a las de Marvel Studios), son las famosas escenas post créditos, en las que podemos encontrarnos con verdaderas sorpresas o inesperados BOMBAZOS que pueden arrojar algo de luz para futuras películas de la productora. En esta ocasión, la escena post créditos no es más que una nueva broma que Gunn nos regala en forma de un nuevo cameo. Aunque esta vez es el de un gracioso personajillo rescatado de las viñetas de Marvel. Parece ser solo una simple broma de James y el creador del personaje, pero conociendo al director, ¿quién puede atreverse a negar que no volvamos a verlo de vuelta con el Coleccionista?
Aunque no es mala, la escena post créditos decepcionó un poco. Tras las escenas de Thor: El Mundo Oscuro y Capitán América: Soldado de Invierno, esta nos sabe a poco. Y nos hace pensar que han desaprovechado este recurso (recordemos que en la secuela del Dios del Trueno, nos presentaron al Coleccionista. Lo que sirvió como anticipo de Guardianes de la Galaxia. Y al final de la segunda aventura en solitario del Capi, teníamos una escena que nos prepara para la segunda parte de Los Vengadores) ya que podrían haberla colocado perfectamente en el transcurso de la película. Aunque, sin duda, no la han desaprovechado tanto como con la de Iron Man 3 (poco hay que salvar de esa desastrosa película).

Lo mejor que tiene Guardianes de la Galaxia, es que no hace falta ir a verla por ser fan de Marvel. Cualquiera que busque una comedia de acción y aventuras o una space opera podrá disfrutarla perfectamente. Así que nadie tiene escusa para pasarlo bien en la sala del cine.

Sin duda, Guardianes de la Galaxia es lo mejor que ha hecho Marvel Studios hasta la fecha (seguida muy de cerca por la fantástica Soldado de Invierno, en la que se nos ofreció mucho más que una simple película de superhéroes).
¿Supera a Los Vengadores? Definitivamente, SÍ. Y es que, a pesar de que comparten el mismo “problema” (que es el de presentarnos a unos personajes dispares, juntarlos y hacer que resuelvan un conflicto), Gunn lo resuelve con gran soltura y sin aburrir ni perder el buen rollo de la cinta. Cosa que con la de Los Vengadores podía pasar.
Espero que Marvel Studios no deje escapar a James, y que le permita realizar, además de la secuela de Guardianes de la Galaxia, la adaptación de Thunderbolts (villanos Marvel que tratan de redimirse actuando como héroes).

La verdad es que Los Vengadores: La era de Ultron, lo tiene muy difícil para hacernos olvidar el gran rato que hemos pasado con esta estupenda película que nos deja con ganas de más aventuras galácticas de esta panda de maleantes reconvertidos en valerosos justicieros.




0 comentarios:

Publicar un comentario